Generalmente, con algunas excepciones, las cantidades son para cuatro personas.

Entrada destacada

ÍNDICE EN ORDEN ALFABÉTICO

sábado, 24 de septiembre de 2022

Tomates aliñados al estilo rociero

Esta ensalada es típica de la comunidad andaluza, muy propia para esos días en los que el calor aprieta.

Ingredientes:
Tomates rojos pero firmes
Ajo
Perejil
Orégano
Bonito en aceite de oliva
Aceite de oliva virgen
Vinagre
Sal gruesa
Aceitunas para decorar (opcional)

 
No pongo cantidades porque no es necesario que sean precisas, las pondremos a nuestro gusto.
Hacemos el aliño poniendo en un cuenco el ajo cortado muy menudito, lo mismo el perejil, añadimos el aceite y el vinagre. Removemos y reservamos.
El tomate lo podemos cortar en rodajas o en gajos, pero a mí para esta preparación me gustan cortarlos en trozos desiguales.
En la fuente que vamos a llevar a la mesa ponemos el tomate cortado en trozos, por encima repartimos el aliño que hemos preparado con anterioridad, removemos ligeramente, espolvoreamos con el orégano, salamos al gusto, disponemos por encima el bonito y adornamos con las aceitunas.

viernes, 23 de septiembre de 2022

Tortilla tipo Betanzos

La tortilla de Betanzos es una de las tortillas de patatas más famosas de Galicia, incluso de todo el país, por la cantidad de premios que cosecha poniendo Betanzos en el mapa nacional de la gastronomía.
En Betanzos hay varios restaurantes que se disputan la autoría de la mejor tortilla, y eso ya es para gustos, lo que si es cierto es que en todos está deliciosa, y aunque se empezó friendo las patatas en la sartén, ante el gran volumen de tortillas que se elaboran diariamente, en la mayoría optaron por utilizar freidoras exclusivas para freír las patatas de las tortillas.
Todos buscan el secreto de la famosa tortilla y en realidad secreto no tiene ninguno, su fama la obtiene de la calidad de los ingredientes y la manera de prepararla.
Las patatas deben ser gallegas, de la variedad Kennebec, los huevos camperos muy frescos y un buen aceite de oliva, no es necesario que sea virgen, pero si lo es, escogeremos uno de sabor suave, si es muy fuerte podría restar protagonismo a los demás ingredientes que son los principales. Yo utilizo el aceite gallego Abril.
Solamente nos falta la sal para completar los cuatro únicos ingredientes que lleva la tortilla de Betanzos, ya que en Betanzos el debate de la cebolla no existe, va siempre sin ella.


 

Ingredientes:
1 kg. de patatas Kennebec (más o menos 4 grandes)
10 huevos frescos camperos, grandes
Aceite de oliva abundante
Sal. 


 

 
Empezamos pelando las patatas, las lavamos y las vamos cortando en lascas, más o menos del mismo grosor.

 

 

Ponemos abundante aceite en una sartén de 28 cm. y cuando esté caliente echamos las patatas, cocinamos a fuego medio para que se vayan ablandando poco a poco, cuando ya están tiernas aumentamos el fuego un par de minutos para que en los bordes quieran empezar a dorarse, pero muy ligeramente.


 

Mientras las patatas se están friendo batimos muy poco los huevos, solamente que se mezclen las claras con las yemas sin que lleguen a espumar. Las yemas de los huevos camperos son muy compactas, lo que los diferencia de otros huevos que no serían adecuados para este tipo de tortilla. 

 

 


 

 

Retiramos las patatas de la sartén con una espumadera, las vamos escurriendo y echando con los huevos. 

 

 

 

  

 

 

 

 

Ponemos la sal y mezclamos.

 
 

 

 

Dejamos reposar cinco minutos para que las patatas se impregnen bien con el huevo y la sal.
Retiramos el aceite de la sartén, la ponemos de nuevo al fuego y cuando esté caliente, aunque no demasiado, vertemos la mezcla de los huevos y las patatas, las acomodamos bien y a los veinte segundos le damos la primera vuelta, podemos utilizar una tapadera de dar vuelta a las tortillas o un plato, la cocinamos más o menos un minuto y le damos la segunda vuelta dejándola unos treinta segundos más. Estos tiempos son orientativos, cada cocinero va viendo sobre la marcha, dependiendo de la intensidad del fuego, la sartén, los huevos... Retiramos del fuego y servimos recién hecha.
Generalmente se le dan tres vueltas pero hay quien le da dos o incluso cuatro.

viernes, 16 de septiembre de 2022

Boletus con gulas y langostinos

Estamos al comienzo de la temporada de setas y con las lluvias caídas en estos días, nuestros bosques las agradecen surtiéndonos con una gran variedad de hongos.
El boletus es uno de los más apreciados en la cocina.


Ingredientes:

Boletus
Ajos
Cayenas
Gulas
Langostinos
Aceite de oliva
Sal

Las cantidades no tienen que ser precisas por lo cual las adecuaremos a nuestras necesidades. 

 

 
Empezamos limpiando las setas, aunque se dice que no se deben lavar, únicamente limpiar con un paño o un pincel, yo prefiero darles un lavado rápido bajo el grifo y luego acabar de limpiarlas al mismo tiempo que las secamos con un papel de cocina.
En la parte inferior del sombrero tienen como una esponja, si vemos que está amarilla se debe retirar, se despega fácilmente.
Cortamos los ajos en láminas y los freímos en el aceite junto a la cayena. Cuando empiecen a dorarse los retiramos y reservamos.
En ese mismo aceite ponemos los boletus en trozos, los freímos hasta que estén cocinados, añadimos los langostinos pelados, salamos, removemos un par de minutos e incorporamos las gulas. En cuanto se calienten agregamos los ajos que teníamos reservados, mezclamos y servimos calientes.
Podemos acompañar con pan tostado.

martes, 6 de septiembre de 2022

Arroz valenciano al horno (Arròs al forn)

Este arroz al horno es típico de Comunidad Valenciana, muchos continúan llamándole “arròs passejat” (arroz paseado) porque antiguamente la mayoría de los hogares carecían de hornos y lo llevaban a la panadería más cercana para que allí se lo horneasen.
Empezó siendo un aprovechamiento de los restos del cocido, pero actualmente, en muchos casos, se adquieren los ingredientes exclusivamente para prepararlo. Como la mayor parte de las recetas varía ligeramente dependiendo de cada cocinero.
Se suele hacer en una cazuela de barro.

Ingredientes:
350 grs. de arroz bomba o redondo

900 ml. de caldo de cocido
300 grs. de costilla de cerdo
1 morcilla de cebolla
200 grs. de longaniza o butifarra fresca
½ cabeza de ajos sin pelar, cortada al medio horizontalmente.
200 grs. de garbanzos cocidos (pueden ser en conserva)
2 tomates medianos triturados
1 tomate en rodajas
1 patata mediana en rodajas gruesas (1,5 cm. más o menos)
100 ml. de aceite de oliva
1 cucharadita de pimentón dulce
Sal

Empezaremos friendo las carnes y las patatas, podemos hacerlo directamente en la cazuela de barro o, como hice yo, hacerlo en una sartén y luego pasarlo a la cazuela.

Ponemos el aceite al fuego en una sartén, freímos las rodajas de patata, las retiramos y en ese mismo aceite freímos la costilla de cerdo en trozos, cuando esté dorada la retiramos con las patatas y ponemos en la sartén la butifarra y la morcilla enteras, las hacemos unos cuatro o cinco minutos a fuego suave dandoles vueltas de vez en cuando y las reservamos con las patatas y la costilla. Troceamos la butifarra a nuestro gusto y cortamos la morcilla en cuatro trozos.
Calentamos el caldo.


El aceite que nos queda en la sartén lo pasamos a la cazuela de barro, añadimos el pimentón e inmediatamente el tomate triturado. Cocinamos hasta que se vaya consumiendo parte de su líquido e incorporamos el arroz, removemos al fuego durante un par de minutos para que quede bien impregnado.


En ese momento ponemos los garbanzos y la mitad del caldo caliente, removemos con el arroz y distribuimos por encima las carnes, las rodajas de patata y las de tomate. Cubrimos con el resto del caldo.
Colocamos en el centro la cabeza de ajos con el corte hacia abajo.
Rectificamos de sal si hace falta pues el caldo ya lleva.




Llevamos al horno precalentado a 200º durante veinte minutos; apagamos el horno y dejamos reposar dentro de él cinco minutos más.
Servimos recién hecho.

sábado, 3 de septiembre de 2022

Pasta Alfredo (Fettuccini Alfredo)

La pasta con salsa Alfredo es una de los platos emblemáticos de la cocina italiana. Se hizo famosa en el “Ristorante Alfredo alla Scrofa” de Roma.
Aunque su relevancia no se refleja demasiado en las cartas de los restaurantes italianos sí lo hace en los italoestadounidenses y en infinidad de hogares del país de la pasta.

Ingredientes por comensal:

110 grs. de pasta fresca (fettuccini)
20 grs. de mantequilla a temperatura ambiente
35 grs. de queso parmesano rallado
1 litro de agua con sal para cocer la pasta

Lo ideal sería hacer la pasta nosotros mismos, pero si no fuese posible usaremos pasta fresca, en caso de que no dispusiéramos de ésta nos tendríamos que conformar con la seca, aunque el plato perdería bastante.
Hay muchas variantes de esta receta en las que utilizan diversos ingredientes, como nata, ajo, marisco, pollo, pimienta… Seguro que están ricas pero no es la receta de la pasta Alfredo.
La original del Ristorante Alfredo alla Scrofa lleva únicamente la pasta, mantequilla, queso parmesano y sal.

Preparamos la mantequilla y el queso que vamos a utilizar.
El queso después de rallado lo pasamos por un cedazo fino para que nos quede lo más suelto posible.
La mantequilla la ponemos en un recipiente ancho para luego poder “mantecar” bien la pasta.


Ponemos una olla al fuego con el agua con sal, cuando hierva echamos la pasta y la cocinamos el tiempo que nos indica el fabricante.
Cuando está en su punto, reservamos el agua y echamos la pasta sobre la mantequilla con un par de cucharadas de agua de cocerla, mezclamos bien para que toda quede bien impregnada y comenzamos con el proceso del “mantecado”, el más importante de la receta, que nos transforma la pasta, la mantequilla y el queso en la pasta Alfredo.

Ponemos una parte del queso.


Ayudándonos de una cuchara y un tenedor vamos mezclando el queso y formando la salsa.


Seguimos añadiendo queso y mezclando nuevamente hasta que esté bien integrado y nos forme una salsa cremosa. Si vemos que lo necesita añadimos algo más de agua de la cocción de la pasta hasta que quede a nuestro gusto.
Servimos inmediatamente antes de que se enfríe.

Aunque yo compré la pasta ya hecha, aquí dejo la receta de los fettuccini elaborados en este icónico restaurante.

Para seis comensales utilizaremos:
250 grs. de harina de trigo tipo 00
250 grs. de harina de sémola tipo 0
7 huevos
Ponemos las dos harinas sobre la encimera, las mezclamos en forma de volcán, hacemos un hueco en medio y allí ponemos los huevos, con un tenedor mezclamos, cuando estén los huevos integrados amasamos con las manos siete u ocho minutos, hasta que se forme una masa lisa y homogénea que no se pegue a las manos. Formamos una bola que dejaremos reposar media hora, en un ambiente fresco, si es muy caluroso la guardaremos en la nevera.
Con la máquina de hacer pasta la vamos estirando hasta que nos quede bien fina. Si no tenemos máquina la podemos hacer a mano pero entonces aún resulta el proceso mucho más laborioso.
La cortamos en tiras largas y ya tenemos nuestro fettuccini listo para cocinar. 

domingo, 21 de agosto de 2022

Morro de cerdo a la madrileña


Un plato de la cocina tradicional española, concretamente de la comunidad de Madrid, pero que está extendido como tapa por una buena parte del país.

Ingredientes:
500 grs. de morros de cerdo cocidos
3 cucharadas de aceite de oliva
1 cebolla mediana
2 dientes de ajo grandes
5 cucharadas de tomate triturado
50 grs. de jamón en taquitos
50 grs de chorizo tierno en rodajas
1 cucharadita de pimentón dulce
½  cucharadita de cominos molidos
1 hoja de laurel
Cayena al gusto
Sal

Yo en algunas ocasiones compro el morro embolsado y cocido a baja temperatura, generalmente está un poco duro por lo que completo la cocción en la salsa. Aunque mi preferencia es el que se adquiere en salazon.
De todas maneras si lo adquirimos crudo, ya sea fresco o salado, aunque por regla general viene bastante limpio, debemos repasarlo pues puede tener algún que otro pelo y algún resto de suciedad.
Lo coceremos en una olla con abundante agua con sal hasta que esté casi cocido, una hora y media en olla normal o veinte minutos en olla rápida. Después al ponerlo en la salsa acabará de cocinarse. Lo cortamos en trozos y ya está listo para guisarlo.
En Galicia tanto el morro, como la oreja y las patas de cerdo como más se consumen es en salazón, para mi gusto es como están más sabrosas, en ese caso antes de cocerlas hay que desalar.

Picamos muy finos los ajos y la cebolla, yo lo hice con la picadora.
En una sartén honda ponemos el aceite y en él vamos pochando a fuego lento la cebolla y los ajos.
A los cinco minutos agregamos el jamón y el chorizo, seguimos cocinando cinco minutos más. Añadimos el pimentón y rápidamente, antes de que llegue a quemarse ponemos el tomate.
Mantenemos al fuego hasta que el tomate vaya perdiendo parte del su líquido, entonces ponemos la hoja de laurel, los cominos y la cayena. Incorporamos el morro y cubrimos con agua, si lo hemos cocido nosotros utilizaremos el agua de la cocción.
Cuando empiece a hervir bajamos el fuego y cocinamos hasta que la salsa se haya espesado y el morro esté tierno. Probamos de sal y si hiciese falta le añadiríamos, aunque con la que lleva el morro al cocerlo y la que aporta el jamón puede que no sea necesario.
Dejamos reposar un par de horas, incluso de un día para otro está mejor.
Calentamos y servimos acompañado de pan para mojar en la salsa.

viernes, 19 de agosto de 2022

Tortitas de nata


Estas tortitas son muy adecuadas para servir en desayunos y meriendas. Por si solas ya están deliciosas, pues al llevar nata y azúcar resultan dulces y suaves, pero si queremos que sean más completas podemos acompañarlas con crema de chocolate o con nuestras frutas o mermeladas preferidas.

Ingredientes:

400 ml. de nata para cocinar
1 huevo
75 grs. de azúcar
125 grs. de harina
Una pizca de sal

Mezclamos todos los ingredientes con la batidora de brazo. Dejamos reposar diez o quince minutos.
Tenemos una sartén ligeramente engrasada al fuego para que esté un poco caliente y vamos vertiendo una mayor o menor cantidad  de mezcla, dependiendo del tamaño que deseemos, en el centro. Al echarla con cuidado ya coge la forma redonda.


Cocinamos a fuego suave durante un dos o tres minutos, le damos la vuelta con una espátula y cocinamos un par de minutos más por el otro lado.


Las vamos retirando y las servimos calientes. Son ideales como acompañamiento de un té o café, tanto al desayuno como a media tarde.

martes, 16 de agosto de 2022

Dip de anchoas y mascarpone

Un dip que preparamos en nada de tiempo, que nunca está de más en nuestra mesa si lo que queremos es hacer una comida de picoteo, o servir como aperitivo.

Ingredientes:

100 grs. de queso mascarpone
5 anchoas
1 cucharada de cebolla picada (18 grs., más o menos)
1 cucharada de leche

Ponemos todos los ingredientes en un recipiente adecuado y trituramos hasta que nos quede todo bien picado.
Reservamos en la nevera hasta el momento de servir.
Lo acompañamos de pan tostado, picos, galletas saladas o crudités.

domingo, 14 de agosto de 2022

Crumble de manzana (Aple crumble)

El crumble de manzana es un postre de origen inglés que consiste en manzana jugosa y tierna  cubierta por un crujiente de harina, azúcar y mantequilla.
Se acostumbra a comerlo caliente acompañado de helado de vainilla, yogur o nata, pero templado o frío también resulta delicioso y no necesita acompañamiento de ninguna clase, ya que por sí solo queda  lo suficiente rico y jugoso.

Ingredientes:

4 manzanas maduras grandes
2 cucharadas de azúcar
1 cucharadita de canela molida
Mantequilla para engrasar el molde
Crumble:
125 grs. de harina
80 grs. de azúcar
70 grs. de mantequilla fría

Aunque hoy hicimos el crumble de manzana podemos hacerlo de otra fruta que sea de nuestro agrado.
Pelamos las manzanas y las cortamos en trozos no muy grandes, los rociamos con las dos cucharadas de azúcar y con la canela.


En un recipiente apropiado mezclamos la harina con el azúcar, vamos añadiendo la mantequilla fría y mezclando con las puntas de los dedos hasta que nos vaya formando como una especie de migas.
La esparcimos por encima de la manzana y lo guardamos en la nevera durante quince o veinte minutos, para que el crumble guarde la forma al hornearlo.

Introducimos en el horno precalentado a 170º hasta que esté dorado.

Servimos caliente o frío, solo o acompañado, de cualquier manera que lo hagamos estará delicioso.

Cookies

Las cookies son unas galletas de origen americano que se caracterizan por llevar integradas pepitas de chocolate.
Hay multitud de recetas, son fáciles de hacer y le gustan a casi todos.

Ingredientes:

1 huevo
175 grs. de harina
100 grs. de mantequilla a temperatura ambiente
1 cucharadita de polvos de hornear (levadura en polvo)
50 grs. de azúcar moreno
50 grs. de azúcar blanco
2 sobres de azúcar vainillado
Una pizca de sal
Pepitas de chocolate al gusto

Si no disponemos de azúcar moreno podemos poner blanco y lo mismo con el azúcar vainillado, podemos sustituirlo por vainilla líquida o en vaina.
En un bol batimos la mantequilla con los azúcares, añadimos el huevo y mezclamos bien, vamos poniendo la harina con la levadura y la sal hasta que formemos una masa que no se pegue a las manos, si hace falta pondremos algo más de harina.
Por último incorporamos las pepitas de chocolate y las integramos en la masa.
Formamos bolitas del tamaño deseado, las aplastamos ligeramente y disponemos sobre un papel vegetal en la bandeja del horno, las colocaremos separadas porque al hornear se extienden bastante
Introducimos en el horno precalentado a 170º durante unos diez o quince minutos, hasta que empiecen a dorarse, las retiramos y dejamos enfriar sobre una rejilla para que no se reblandezca la parte de abajo. Cuando se enfrían adquieren su textura característica.

miércoles, 10 de agosto de 2022

Boquerones amoragaos

Receta de la cocina tradicional granadina, una preparación más, que ahora que abundan en los mercados españoles, nos permite disfrutar de los ricos boquerones.
Una receta muy simple y rápida que lo mismo nos sirve como aperitivo que como plato principal.

Ingredientes:

Boquerones
Ajo
Zumo de limón
Aceite de oliva virgen
Sal
Las cantidades son según las necesidades y el gusto del cocinero.

Si no lo hicieron en la pescadería, sacamos la cabeza, la tripa  y la espina de los boquerones, respetando la cola.
Los lavamos, secamos con papel de cocina y los vamos colocando abiertos en una sartén, u otro recipiente adecuado, con la cola hacia el centro.
Regamos con zumo de limón, salamos, colocamos los ajos en rodajas finas por encima y regamos con el aceite de oliva.
Los cocinamos a fuego lento hasta que se haya consumido el líquido y quede solamente el aceite.
Espolvoreamos por encima el perejil bien picado y dejamos reposar un rato.
Si los consumimos como aperitivo los serviremos acompañados de pan, ya sea al natural o tostado, pero si queremos presentar un plato más consistente les podemos poner una guarnición de patatas, ya sean panaderas, al horno, “arrugás”… o una buena ensalada.

jueves, 4 de agosto de 2022

Carpaccio de calabacín

El carpaccio de calabacín es un plato ideal para las épocas de calor que apetecen estos platos fresquitos.
De todas maneras está rico todo el año, y aunque hoy lo presentamos de una forma simple podemos enriquecerlo con otros ingredientes como tomate, rúcula, piñones, almendras, pimienta, miel…

Ingredientes:

Calabacín
Limón
Sal
Vinagre
Aceite de oliva virgen
Lascas de queso curado (parmesano, manchego…)

Las cantidades según el gusto y las necesidades del cocinero.
 
A no ser que seamos unos súper expertos con el cuchillo, es necesario disponer de una mandolina para cortar bien fino el calabacín.
Lavamos el calabacín, lo secamos y lo cortamos en rodajas muy finas, las rociamos con un poco de zumo de limón, no demasiado, simplemente que queden las rodajas ligeramente impregnadas. Tapamos con un film de cocina y reservamos hasta el momento de presentarlo a la mesa.
En un recipiente hacemos una mezcla más o menos de cuatro partes de aceite y una de vinagre, aunque también podemos optar a eliminar el vinagre y aumentar la cantidad de limón que pusimos al principio.
Al momento de servirlo, colocamos, formando una sola capa, las rodajas de calabacín en el recipiente de presentación, rociamos con la mezcla de aceite y vinagre, espolvoreamos algo de sal en escamas y disponemos por encima el queso que teníamos cortado en lascas.

lunes, 25 de julio de 2022

Lenguadina al horno adaptada a la dieta de enfermos renales

Aunque este plato está adaptado a la dieta de los enfermos en diálisis no quiere decir que no sea idóneo para toda la familia. También podemos hacerla con otro pescado como merluza, bacalao fresco…

Ingredientes:

Una lenguadina (coreano) de 1 kg. más o menos
4 patatas medianas
1 pimiento rojo
1 cebolla
Ajo en polvo
Pimienta blanca
Aceite de oliva

Este plato es adecuado cuando las lenguadinas son muy grandes, si son de un tamaño pequeño es mejor utilizarlas en otras preparaciones.

24 horas antes pondremos las patatas a remojo, cortadas en rodajas gruesas.
La noche anterior dejaremos a remojo la cebolla y el pimiento cortados en juliana.
Al día siguiente, como una hora y media antes de comer, encendemos el horno a 180º, cortamos las patatas en rodajas más finas y las ponemos al fuego en agua fría, al mismo tiempo ponemos a hervir otra olla al fuego con agua. Cuando las patatas hayan hervido cinco minutos las pasamos a la otra olla con agua hirviendo y las cocinamos otros cinco minutos más.
Mientras preparamos las patatas ponemos a escurrir en un colador grande la cebolla y los pimientos.
En una fuente de horno ponemos la cebolla, los pimientos y las patatas, regamos con un chorro de aceite, sazonamos ligeramente con ajo en polvo y pimienta blanca. Removemos bien e introducimos en el horno que ya estará caliente.
Cocinamos hasta que las patatas estén casi a punto.


Colocamos encima la lenguadina a la que habremos hecho unos cortes, rociamos con unas gotas de zumo de limón y un hilillo de aceite de oliva.


Llevamos nuevamente al horno y cocinamos hasta que el pescado esté a punto, más o menos quince o veinte minutos.
Adornamos en los cortes con unas rodajas de limón y presentamos en la mesa bien caliente.
Aunque en esta ocasión no le puse sal, si los comensales lo tienen permitido, salamos al gusto.

Es necesario especificar que si queremos preparar este plato para personas que no necesiten esta dieta, seguiremos los mismos pasos pero eliminando aquellos encaminados a reducir el potasio, como los remojos y hervir las patatas antes de hornearlas.  

sábado, 23 de julio de 2022

Mousse de melocotón en almíbar

Esta mousse, aunque es un postre rico y saludable para todos, está también adaptada a los enfermos en diálisis, de ahí que los melocotones sean en almíbar, deban estar bien escurridos sin aprovechar el líquido y que no lleve demasiadas grasas.
La podemos repartir en seis raciones. 

Ingredientes:
2 yogures
2 claras de huevo
6 mitades de melocotones en almíbar
80 grs. de azúcar (más o menos según nuestro gusto)
2 hojas de gelatina (4grs. aproximadamente)
2 cucharadas de azúcar para las claras

Ponemos las hojas de gelatina a hidratar en agua fría.
La gelatina que le pongo es una pequeña cantidad para que aunque quede muy cremosa adquiera cierta consistencia y la mantenga, pero si queremos una mousse más compacta tendremos que aumentar a cuatro o cinco hojas de gelatina.
Trituramos los melocotones bien escurridos con los yogures y el azúcar hasta que nos quede una mezcla fina.
Montamos las claras a punto de nieve, les añadimos las dos cucharadas de azúcar.
Escurrimos ligeramente las hojas de gelatina y las calentamos con el agua que conservan hasta que se disuelvan, en el microondas unos quince segundos. Si lo hacemos al fuego las pondremos en un recipiente pequeño y tendremos mucho cuidado, en cuanto se calienten un poco ya se disolverán.
Las añadimos al melocotón y yogur y sin perder tiempo mezclaremos bien para que no se formen grumos, ya que la gelatina al enfriarse se solidifica.
Con movimientos envolventes y poco a poco vamos incorporando la mezcla de melocotón a las claras hasta que esté todo bien integrado. Repartimos en los recipientes escogidos para presentar la mousse y la guardamos en la nevera como mínimo tres o cuatro horas.

Decoramos al gusto y servimos.