Pincha sobre las fotos para aumentar su tamaño.
Generalmente, con algunas excepciones, las cantidades son para cuatro personas.

martes, 12 de noviembre de 2019

Tortitas de garbanzos cocidos


Estas tortitas además de ser un plato vegano, consumido en solitario, es adecuado para la dieta de los enfermos renales, para ello hemos utilizado las normas necesarias que debemos aplicar a las verduras para reducir su aporte de potasio: remojo y doble cocción.
Podemos servirlas como guarnición o como plato independiente, en este último caso podemos acompañar con una ensalada y con alguna salsa como puede ser una mayonesa o una de yogur.
La cebolla la trituramos con el ajo y dejamos a remojo al menos durante cuatro horas cambiando varias veces el agua.
Los pimientos después de remojados cortados en tiras gruesas durante 24 horas los ponemos a cocer en abundante agua fría unos diez o quince minutos, los retiramos, dejamos enfriar y los pelamos.
Remojamos los garbanzos 24 horas cambiándoles el agua tres o cuatro veces, los ponemos en una olla con abundante agua fría al fuego, al mismo tiempo ponemos al fuego también una segunda olla. Cocinamos los garbanzos diez minutos y los pasamos a la segunda olla que ya debe tener el agua hirviendo para que los garbanzos no se encallen y no queden duros. Cocinamos hasta que estén cocidos.



Ingredientes:
300 grs. de garbanzos cocidos
80 grs. de pimiento rojo después de escaldado y pelado
½ cebolla
2 dientes de ajo
Una ramita de perejil
1 cucharada de zumo de limón
Pimienta blanca
Cominos (opcional)
Sal
50 ml. de aceite de oliva
Pan rallado

Ponemos en una sartén el aceite con la cebolla, el ajo y los pimientos troceados. Pochamos lentamente.
En un recipiente echamos los garbanzos cocidos, el zumo de limón, la cebolla y pimientos que habíamos pochado, las especias y la sal. Trituramos e incorporamos el perejil picado.
Con las manos y ayudándonos de pan rallado, ya que queda una masa bastante blanda, vamos formando las tortitas.
Las hacemos lentamente a la plancha hasta que estén doradas, para darles vuelta nos ayudaremos de una espátula o algo similar para que no se nos rompan.


También las podemos hacer más grandes y delgaditas; en una sartén bien untada de aceite colocamos en el centro una tortita gruesa y con una cuchara la vamos aplastando y adaptándola al fondo de la sartén, dejamos que se tueste a fuego lento de un lado, le damos la vuelta ayudándonos de un plato como si fuese una tortilla de patata, volvemos a engrasar la sartén y la doramos del otro lado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario