Pincha sobre las fotos para aumentar su tamaño.
Generalmente, con algunas excepciones, las cantidades son para cuatro personas.

lunes, 11 de mayo de 2020

Faláfel


Se cree que el faláfel es originario de la India aunque se consume en la mayor parte de Oriente Medio, en los últimos tiempos se hizo habitual en occidente debido al auge de los platos vegetarianos y de los restaurantes orientales.
La receta varía ligeramente de unos lugares a otros y se puede hacer con habas o con garbanzos, ambos crudos y remojados.
Generalmente suele consumirse como entrante o con pan de pita y tradicionalmente acompañado de salsa de yogur. 

En la siguiente foto está representado en forma de hamburguesitas y aunque no se ajusta a la tradición, como no soy musulmana ni vegetariana, me gusta acompañarlo de bacon.


Ingredientes:                
300 grs. de garbanzos remojados durante 24 horas
1 cebolla mediana
2 dientes grandes de ajo
1 manojito de perejil sin los tallos
3 cucharadas de pan rallado
1 cucharada de levadura en polvo
1 cucharadita de café de cominos
1 cucharadita de café de pimienta
Cayena molida al gusto (opcional)
Sal
Aceite para freír

El pan rallado se puede sustituir por harina. No pongo cilantro porque no me agrada.

Secamos bien los garbanzos y los trituramos hasta que quede una pasta que no hace falta que sea demasiado fina.
Los retiramos a otro recipiente y trituramos la cebolla con los ajos y el perejil, añadimos la sal, el comino, la pimienta, la cayena, la levadura y el pan rallado. Mezclamos con los garbanzos hasta que estén todos los ingredientes bien integrados.


Tapamos el recipiente y dejamos reposar quince o veinte minutos.
Cogemos pequeñas porciones de masa y con las manos les damos la forma deseada: o bien bolitas, o una especie de hamburguesas pequeñas; a mí particularmente me gustan más estas últimas y que estén bien doraditas.
Las freímos en un recipiente (ideal un cacillo) con aceite caliente que las cubra hasta que estén doradas. Tendremos cuidado de no quemarlas porque se doran enseguida.
Si al freírlas vemos que se nos deshacen tendremos que poner algo más de pan rallado o harina, pero a mí con estas cantidades me salieron perfectas.


Se sirven acompañadas de verduras, con pan de pita caliente o como un entrante acompañadas de salsa de yogur, que haremos en un momento mezclando un yogur natural con un diente de ajo triturado, un chorro de limón, una cucharada de aceite, una pizca de sal y dos o tres hojas de menta o hierbabuena picadas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario