Pincha sobre las fotos para aumentar su tamaño.
Generalmente, con algunas excepciones, las cantidades son para cuatro personas.

domingo, 4 de marzo de 2018

Tarta portuguesa de nata - Serradura portuguesa


La serradura es un postre típico de la cocina portuguesa, muy simple y rico para el cual solamente empleamos tres ingredientes: galletas, nata y leche condensada.
Consiste en triturar las galletas con un procesador de alimentos o metiéndolas en una bolsa y pasándoles el rodillo de amasar.
Luego montamos la nata sin que llegue a estar muy firme y le añadimos la leche condensada.
En recipientes individuales vamos poniendo galleta molida, crema de nata y leche condensada, nuevamente galleta, otra capa de crema y terminamos con galleta. Reservamos en la nevera varias horas, o de un día para otro, para que esté más asentada.
Yo la versiono poniendo galleta únicamente en la base y por encima, además como la quería hacer en formato tarta le añadí gelatina para que guardase mejor la forma.

Ingredientes:
700 ml. de nata para montar
450 grs. de leche condensada
5 hojas de gelatina
20 galletas napolitanas (podemos utilizar otras que se ajusten más a nuestro gusto)
40 grs. de mantequilla
 
Trituramos las galletas, reservamos tres o cuatro cucharadas de las galletas trituradas para poner por encima de la tarta y el resto las mezclamos bien con la mantequilla a temperatura ambiente.


Forramos un molde desmoldable  por el fondo y los lados con papel film, lo ideal sería tener un molde como el que pongo aquí (de silicona con base de cristal), en ese caso ya no haría falta forrarlo, ni darle la vuelta al desmoldarlo ya que lo dejaríamos sobre el cristal de la base que no afea la presentación, con diferencia de otros moldes desmoldables con base de metal.





En el fondo ponemos una base de las galletas trituradas con la mantequilla, aplastándola con una cuchara hasta que quede una capa compacta. Reservamos.






Ponemos las hojas de gelatina a remojar en un recipiente con agua.
Con una batidora de varillas batimos la nata, que debe estar fría, hasta que esté casi montada, no hace falta montarla de todo.
Calentamos la gelatina con tres cucharadas de agua hasta que se disuelva, sin que llegue a hervir.
Añadimos la leche condensada y la gelatina, sin perder tiempo, pues la gelatina puede empezar a cuajar al contacto con la nata fría, mezclamos bien.






Lo echamos en el molde que teníamos preparado con la base de galletas.







Guardamos en la nevera cuatro o cinco horas, mejor de un día para otro.
Desmoldamos y adornamos por encima con las galletas trituradas que habíamos reservado.

Si preferimos en lugar de la tarta podemos hacer vasitos individuales, poniendo un poco de la mezcla de galleta con mantequilla en el fondo. Son mucho más prácticos a la hora de prepararlos ya que nos evitamos el desmoldado, pues si no tenemos un molde como el que utilicé, resulta un poco engorroso. Podemos utilizar las galletas únicamente para colocar por encima y no ponerlas en la base.
Yo aparte de adornarlos con galleta molida también les puse unos fideos de chocolate.


Con estas cantidades, sale una tarta como para ocho o diez personas, dependiendo del tamaño de las raciones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario