Pincha sobre las fotos para aumentar su tamaño.
Generalmente, con algunas excepciones, las cantidades son para cuatro personas.

jueves, 27 de junio de 2019

Pollo al ajillo


Un plato muy popular, fácil de hacer y que generalmente gusta a todos, no es para comer todos los días por su valor calórico, que podemos disminuir ligeramente retirándole la piel (exceptuando la de las alas), pero de vez en cuando casi todos nos lo podemos permitir.

Ingredientes:
1 pollo
8 dientes de ajo grandes
Tomillo (a poder ser fresco)
Aceite
Pimienta
Sal
Un chorro de vino blanco

Lleva bastante cantidad de ajo pero eso es el quid del plato, al que no le guste el ajo debería preparar el pollo utilizando otra de las muchas recetas sabrosas que se pueden hacer con él.
El tomillo podemos sustituirlo por laurel, romero... o simplemente eliminarlo si no es de nuestro agrado.

Cortamos el pollo en trozos sin utilizar la parte del espinazo que guardamos para un caldo (podemos congelarlo). Salpimentamos.






Pelamos y cortamos los ajos, los freímos en abundante aceite que habremos calentado en una sartén amplia. Cuando empiecen a estar dorados los retiramos y reservamos.










En ese mismo aceite ponemos el pollo y lo vamos haciendo a fuego suave para que no se dore rápidamente por fuera y nos quede crudo por dentro.









Le damos vuelta de vez en cuando y cuando nos parezca que ya está bastante pasado ponemos fuego fuerte para acabar de dorarlo.









Retiramos casi todo el aceite y añadimos el tomillo y un buen chorro de vino blanco, removemos para que se mezclen los sabores hasta que se consuma el vino. Ponemos el ajo que habíamos reservado.






Servimos acompañado de pan o patatas, ya sean fritas, panaderas…

No hay comentarios:

Publicar un comentario