Pincha sobre las fotos para aumentar su tamaño.

sábado, 25 de marzo de 2017

Pennoni con relleno de carne y verduras



Ingredientes:
300 grs. de carne picada
½ pimiento rojo
1 zanahoria grande
 ½ puerro
5 cucharadas de aceite
2 tomates medianos
1 loncha de jamón serrano
2 dientes de ajo
Un chorro de vino blanco
12 tubos de pasta (pennoni)
Bechamel (receta aquí)
Pimienta
Sal
100 grs de queso rallado
Aceite para untar los moldes

Los hice en moldes individuales con tres tubos por persona, pero igualmente podemos hacerlos todos juntos en un recipiente grande.

Hacemos un guiso friendo las verduras picadas con el jamón en taquitos pequeños; cuando estén ligeramente pochadas ponemos la carne, sofreímos un poco más y añadimos  los tomates pelados y picados, el vino blanco y la pimienta. Cocinamos a fuego lento hasta que se haya reducido todo el líquido. Rectificamos de sal teniendo en cuenta la que aporta el jamón. Reservamos. 

 Cocemos los tubos de pasta el tiempo que indique el fabricante o un poquito más si no nos gustan tan “al dente”. Los pasamos por agua fría.



Los rellenamos con el guiso y los ponemos en un recipiente de horno ligeramente engrasado con aceite.



Los cubrimos con la bechamel y el queso rallado.



Horneamos a 200º hasta que el gratinado comience a coger color.

 

Servimos calientes.





martes, 14 de marzo de 2017

Ensalada de patatas y xarda (caballa)



Cada día me gustan más las ensaladas y hay una variedad tan grande que podríamos comer una distinta durante todos los días del año.
Las xardas que es como les llamamos en Galicia a las caballas, son un pescado azul con mucho sabor y que generalmente está muy bien de precio.
Podemos hacerlas de muchas maneras y también como hoy formando parte de una ensalada, que para mi gusto, puedo decir que está deliciosa.
                                                                                

Ingredientes: 
Xardas                                                      
Tomate pelado, sin semillas y
en trocitos pequeños
Huevo cocido picadito
Patatas
Pimiento verde cortado muy menudo
Cebolla muy picadita
Aceitede oliva
Vinagre
Sal (mejor gruesa o Maldon)

Pongo los ingredientes pero no las cantidades porque cada uno las ajusta según su gusto.

Hacemos una vinagreta con el tomate pelado, la cebolla, el huevo cocido, el pimiento, aceite y vinagre.
Cocemos las patatas enteras sin pelar, las dejamos enfriar y la cortamos en rodajas. Si queremos ahorrar tiempo las podemos cocer peladas en rodajas  más bien gruesas.
Las xardas o las hacemos al horno o las freímos, de cualquiera de las dos maneras que las preparemos las dejamos enfriar y sacamos los lomos sin piel ni espinas.
En una fuente disponemos una capa de rodajas de patatas, las salamos; ponemos por encima la vinagreta y colocamos la xarda en trozos no demasiado grandes, ponemos otra poca de sal gruesa  y está lista para servir.

domingo, 5 de marzo de 2017

Creps de champiñones, puerros y bacon, al curry


Ingredientes:
2 puerros medianos
8 champiñones grandes
100 grs. de bacon
3 cucharadas de aceite
Curry
Sal
6 creps (receta aquí)

Cortamos los champiñones, los puerros y el bacon en trozos pequeños.
En una sartén ponemos el aceite y los pochamos a fuego lento hasta que estén a punto.
Salamos y le ponemos el curry en la cantidad que se adapte a nuestro gusto.




Colocamos  una porción de esta farsa en el medio de cada crep.














Los envolvemos, plegamos los extremos y los colocamos en una fuente apta para horno ligeramente engrasada.









Ponemos por encima queso mozzarella fresco







Introducimos en el horno a 200º hasta que el queso esté fundido.

sábado, 4 de marzo de 2017

Conejo al azafrán guisado con patatas

Un plato sencillo, saludable y con mucho sabor.

                                                               

Ingredientes:
1 conejo troceado
1 cebolla mediana
2 dientes de ajo
1 vaso de vino blanco (250ml)
3 vasos de agua
4 patatas medianas
2 sobres de azafrán molido
6 cucharadas de aceite de oliva (más o menos)
Harina
Sal



Ponemos el aceite en una olla y vamos friendo el conejo después de salarlo y pasarlo por harina, cuando esté dorado por todas partes lo retiramos y en ese mismo aceite pochamos la cebolla y el ajo picados.
Volvemos a poner el conejo en la olla y cubrimos con un vaso de vino blanco y tres vasos de agua.  Añadimos el azafrán.



Cocinamos a fuego lento durante treinta minutos e incorporamos las patatas que habremos troceado chascándolas (cortando un poco con el cuchillo y luego desgarrando)




Retiramos del fuego cuando las patatas estén tiernas.
Dejamos reposar cinco minutos y servimos.

lunes, 27 de febrero de 2017

Grelos


Me parece oportuno dedicar una entrada a los grelos por la gran relevancia que tienen en la gastronomía gallega, son uno de los emblemas de Galicia y ahora por Carnavales están en su mejor momento. Para mí es una de mis verduras favoritas y en estas fechas indispensable.
En mi mesa, ya sea el domingo o el martes de Carnaval, no puede faltar una buena laconada con su cachucha, lacón y chorizos y como no acompañada de unas buenas patatas y los grelos.
De postre unas orejas, ya que aunque también son típicas las filloas, éstas ya las hago más veces durante todo el año, pero las orejas las reservo exclusivamente para carnavales y si se tercia también las acompañamos de unas flores.
Tanto los grelos como las nabizas son la parte verde del nabo, primeramente salen las nabizas y al irse desarrollando sale un tronco grueso central con sus hojas correspondientes que son los grelos, si los dejamos en la planta florecen y ya pierden su valor gastronómico pues son leñosos; pero si los recolectamos en su punto tienen unos troncos tiernos que para mí es lo mejor del grelo, por eso al prepararlos para cocinar aprovecharemos lo máximo de ellos.






Las partes más gruesas también podemos aprovecharlas retirándoles concienzudamente las hebras que tienen en la parte externa.











Así nos quedan después de pelados. Podemos agregarlos a los grelos que vamos a cocinar o podemos reservarlos para otras preparaciones.







Quedan muy ricos cociéndolos unos pocos minutos, pues son muy tiernos, y presentados  templados con vinagreta


O gratinados con mayonesa


Antiguamente los grelos estaban destinados casi exclusivamente para el caldo, laconadas o simplemente cocidos con una ajada; ahora en la nueva cocina gallega se han integrado en una gran diversidad de platos: con marisco o pescado, cremas, revueltos, empanadas…
Galicia es el mayor productor y consumidor de grelos de España, aunque también se cultivan en la parte norte de León y en menor cantidad en otros lugares.
Las variedades que se comercializan son los de Santiago y los de Globo blanco de Lugo, las dos de excelente calidad.

sábado, 18 de febrero de 2017

Ensalada de jureles (chicharros)


Esta ensalada tiene la ventaja de que podemos hacerla con el pescado comprado para la ocasión o aprovechar el que nos haya sobrado de otra comida, de la misma manera podemos variar los ingredientes adaptándolos a nuestro gusto.

Ingredientes:

Jureles (chicharros)
Lechuga
Tomates
Pimiento rojo
Huevos
Cebollino
Sal
Aceite
Vinagre

Pongo los ingredientes pero no las cantidades ya que son variables de acuerdo a nuestra preferencia.

Cocemos los huevos, los pelamos y los dejamos enfriar.
El pimiento lo cortamos en tiritas y lo freímos ligeramente a fuego lento, sin que se ablande demasiado ni coja color.
Freímos los chicharros, les sacamos los lomos sin espinas y reservamos.
En una fuente ponemos como base la lechuga lavada y troceada, colocamos el tomate, el pimiento, los huevos y los lomos del pescado.
Salamos y regamos con una vinagreta que habremos hecho con tres partes de aceite, una de vinagre y cebollino picado.


La servimos recién hecha y la podemos acompañar de pan tostado casero.

viernes, 17 de febrero de 2017

Tallarines a la carbonara


La carbonara es una de las maneras más populares en Italia de preparar la pasta.
En España también la preparamos, pero en la mayoría de las veces, aunque le llamemos así, dista mucho de ser una carbonara. Se acostumbra con frecuencia  a ponerle ingredientes que originalmente no lleva como: nata, champiñones, cebolla…
Se pueden utilizar todo tipo de pastas aunque las más apropiadas son las pastas largas.

Ingredientes:

250 grs. de pasta fresca (tagliatelle)
100 grs. de panceta o bacon
2 huevos
40 grs. de queso pecorino o parmesano rallado
Sal
Pimienta






Hoy utilicé una pasta fresca italiana, concretamente tagliatelle, pero igualmente podrían ser espaguetis u otra pasta seca.






Le pongo panceta porque aquí es
difícil conseguir guanciale, que es una carne curada perteneciente a la cabeza del cerdo y que concretamente es la que debe llevar la verdadera carbonara italiana.
Cortamos la panceta en tiras finas y la pasamos a fuego lento en una sartén, no hace falta ponerle aceite porque la panceta ya suelta la grasa suficiente. Si optamos por utilizar bacon si debemos poner un poco de aceite de oliva.

Mientras se hace la panceta cocinamos la pasta, la ponemos a cocer en abundante agua salada hirviendo y dejamos el tiempo adecuado a la pasta que utilicemos. 
 Batimos los huevos con el queso y la pimienta y cuando la sartén con la panceta haya perdido parte del calor, ya que si está ardiendo se cuajarían demasiado los huevos, echamos encima la pasta y luego los huevos. Removemos bien hasta que esté todo bien integrado; con el calor de la pasta los huevos ya se cuajan ligeramente, quedando en su punto justo de cremosidad.
A la salsa no le puse sal porque con la de la panceta y del queso para mí es suficiente.
Servimos inmediatamente antes de que se enfríe, si deseamos podemos ponerle más queso por encima e igualmente más pimienta.

jueves, 9 de febrero de 2017

Tirabeques salteados y al vapor


Los tirabeques, también llamados bisaltos son una variedad de guisantes que se consumen sin desgranar.
Son una legumbre de temporada ya que solamente podemos disfrutarlos unas pocas semanas al año, finales de invierno y principio de primavera. Las semillas que tienen en su interior son pequeñas y lo que valoramos es la vaina, ya que si tuviesen las semillas muy desarrolladas  estarían demasiado formados y la vaina resultaría fibrosa y perdería su valor.
En la época de mi niñez, en mi casa, se cocinaban más o menos como las judías verdes y se acompañaban de huevos cocidos, hoy en día optamos por otras formas de prepararlos que resaltan más su delicado sabor.
Si los vamos a cocinar con otros alimentos de larga cocción los incorporamos en los últimos minutos para que conserven su textura crujiente, si los queremos consumir en ensalada los escaldaremos tres o cuatro minutos y a continuación los pasamos por agua con hielo para que no pierdan su verdor.








Los limpiamos cortando la punta  que estaría unida a la planta y arrastrando para sacar la hebra leñosa que generalmente tienen a lo largo en la unión de las valvas.
Si fuesen muy tiernos que no tuviesen hebra solamente los despuntaríamos por los dos lados.










Los lavamos y ya están listos para elaborar nuestros platos.










Los preparemos de una u otra manera son perfectos para comer como primer plato o para poner de guarnición con cualquier carne o pescado, lo mismo que formando parte de un plato con otras verduras.


Salteados
La mejor manera de consumirlos es salteados, así conservan muy bien el crujiente y su color verde.
Los ponemos en una sartén o wok con un poquito de aceite y los salteamos por espacio de 4 o 5 minutos, los retiramos, les ponemos sal Maldon y servimos inmediatamente.
 

Al vapor con patatas y zanahoria
También podemos optar por ponerlos cocidos o al vapor, si es así tendremos la precaución de cocerlos poco tiempo, porque enseguida se ablandan en exceso  perdiendo el crujiente que los caracteriza.
Aquí los acompañé de patatas y zanahorias.

Cocinamos al vapor las patatas y zanahorias, cuando les falte cinco minutos para estar cocidas es el momento de poner los tirabeques.
Les ponemos sal, aceite de oliva virgen y presentamos en la mesa recién cocinados.
También podemos aliñarlos con un refrito de ajo y pimentón dulce, incluso con unos taquitos de jamón.

sábado, 4 de febrero de 2017

Salsa César



Aunque el origen no está demasiado claro, lo que si podemos afirmar es que la patentó Cesar Cardini en Los Ángeles en el año 1948 y su receta se extendió por todo el mundo.
Es la salsa que se emplea en la elaboración de la famosa ensalada César. A la receta original se le fueron agregando múltiples ingredientes dando lugar a diferentes variantes.
Además de servir de aderezo de ensaladas también la podemos utilizar como acompañamiento de  otros platos.
                                   


Ingredientes:
1 huevo
150 ml. de aceite suave
4 anchoas
1 diente de ajo
1 cucharada de zumo de limón
1 cucharada de vinagre
40 grs. de queso parmesano rallado
3 cucharadas de leche
Sal, si lo consideramos necesario




En un recipiente apropiado para la batidora de brazo ponemos todos los ingredientes menos el aceite, la leche y el queso parmesano.
Batimos y vamos añadiendo el aceite poco a poco sin dejar de batir, cuando lo acabamos añadimos el queso y volvemos a pasarle la batidora y la aligeramos con las tres cucharadas de leche, si hiciese falta ponemos más hasta que nos quede con la consistencia deseada.
Si preferimos en lugar de poner el queso en la salsa podemos optar por echarlo por encima de la ensalada.




Aunque ya tenemos otra receta de ensalada César elaborada sin la salsa (receta aquí)








                                                                                         



No quiero dejar de poner esta otra, César también, pero con algunas variantes como la salsa y la sustitución de la lechuga romana por la roja y el bacon por la pechuga de pollo.





A mí particularmente me gusta más la que no lleva salsa pero son muchos los que la prefieren con ella.


Lavamos la lechuga, la ponemos en la ensaladera, salamos y la aderezamos con un poco aceite y vinagre (podemos optar por no ponerlos pero a mí como no me gusta con mucha salsa, si lo hago), agregamos la pechuga de pollo, previamente asada o a la plancha, en trozos, aliñamos con la salsa y ponemos por encima los daditos de pan tostado.

domingo, 29 de enero de 2017

Francesinha


La francesinha es un sándwich que está considerado como uno de los mejores del mundo.
Es típico de Portugal, concretamente de la ciudad de Oporto.
Se sirve acompañado de una salsa especial y también es frecuente que lleve patatas fritas caseras y que se cubra con un huevo frito.


Aunque hay variaciones en sus ingredientes, los más significativos son:
2 rebanadas de pan de sándwich             
1 loncha de jamón cocido
2 salchichas frescas                                               
2 lonchas de bacon
1 filete de cerdo o ternera
3 o 4 lonchas de queso que funda bien
1 huevo (opcional)
Para la salsa:
Una cebolla mediana
1 diente de ajo
400 grs. de tomate triturado
1 bote de cerveza
1 hoja de laurel
Concentrado de carne (puede ser una pastilla de caldo)
1 cucharadita de café de maizena
½ vaso de vino blanco
Un chorro de brandy
Una o dos cayenas, según lo que nos guste el picante
Tres o cuatro cucharadas de aceite

Primero hacemos la salsa, en un poco de aceite sofreímos la cebolla y el ajo, añadimos el tomate triturado. Dejamos cocinar unos minutos e incorporamos la cerveza, el vino, la cayena,  el brandy, el laurel y el cubito de carne. Dejamos al fuego durante quince o veinte minutos, hasta que vaya reduciendo, le añadimos la cucharita de maizena disuelta en un chorrito de leche, esperamos que vuelva a hervir y apagamos el fuego.
Pasamos la salsa por la batidora de brazo o por el chino, dependiendo de como nos guste que quede de fina. La reservamos.
Ponemos a calentar el horno a 200º, tostamos el pan, pasamos por la sartén el bacon, las salchichas y el filete. Montamos el sándwich, lo colocamos sobre una bandeja de horno y lo cubrimos por todas partes, menos por abajo, con lonchas de queso.
Lo introducimos en el horno hasta que el queso se funda, pero que no se ponga duro.
Lo napamos con la salsa y lo servimos acompañado  de patatas fritas y un huevo frito encima del sándwich.

viernes, 27 de enero de 2017

Morcilla dulce gallega con manzana asada.


En las matanzas del cerdo lucenses antiguamente se elaboraban unas morcillas dulces con manzanas, piñones, arroz… que después de cocinados se embutían en las tripas gruesas del cerdo y se secaban del mismo modo que los chorizos. Esa tradición se fue perdiendo aunque me supongo que aún habrá alguna casa que las siga elaborando.
Ahora las que únicamente se consiguen, y no en gran medida, son las que se comercializan elaboradas con sangre, pan, pasas, cebolla, azúcar… embutidas en tripa sintética y en forma de “U”, que en poco se parecen a las que recuerdo de mi niñez.
Aunque la receta es de lo más simple la incluyo en el blog para recordar las morcillas dulces gallegas, últimamente muy olvidadas.

                                                             





Ingredientes:
Morcilla dulce gallega
Manzanas Granny Smith
Aceite de oliva suave







A mí me gusta acompañarla de manzanas, no muy dulces, ligeramente asadas que con su punto de acidez contrastan con el dulzor de la morcilla y que para mi gusto se complementan perfectamente.

Ponemos las manzanas en cuartos y las asamos sin que se queden demasiado blandas.
Cuando estén casi a punto freímos la morcilla, para eso la cortamos en rodajas medianamente gruesas, les retiramos la piel y las ponemos a freír en una sartén con un poco de aceite de oliva. Primeramente por un lado, les damos la vuelta y freímos por el otro.
Retiramos y servimos acompañada de las manzanas.

domingo, 22 de enero de 2017

Calçots en tempura


Estamos en plena temporada de calçots y aunque la manera más tradicional de comerlos es asándolos al fuego, también podemos prepararlos de otras formas distintas, que no por eso dejan de estar deliciosos.








Ingredientes:
Calçots      
Harina de tempura
Agua fría
Sal
Aceite
Salsa romesco (receta aquí)





Sacamos las capas exteriores de los calçots, los lavamos y los cortamos.
Los cocemos al vapor hasta que estén casi a punto. Dejamos enfriar.
Hacemos una pasta con el agua bien fría, la harina de tempura y la sal necesaria. Pasamos los calçots por la pasta de tempura y los freímos en aceite bien caliente.
Los servimos recién fritos acompañados de una salsa romesco.

Lubina salvaje al horno


Ingredientes:
1 lubina de 1y ½ kg.
4 patatas medianas
1 cebolla grande
2 dientes de ajo
2 tomates
1 vasito de vino blanco
8 cucharadas de aceite de oliva
1 cucharadita de pimentón dulce
Un chorrito de vinagre

Pelamos y cortamos las patatas en rodajas, las ponemos en una bandeja de horno con la cebolla en juliana, sal y rociadas de aceite de oliva.
Las cocinamos a 200º tapadas con un papel de aluminio.
Cuando estén casi hechas les ponemos los tomates pelados y en rodajas, regamos con un vasito de vino blanco y colocamos encima la lubina que habremos salado con anterioridad, por dentro y por fuera.
Cocinamos quince o veinte minutos, le sacamos la espina, la volvemos a colocar sobre las patatas y echamos por encima un refrito que habremos hecho con los ajos fileteados, ocho cucharadas de aceite, el pimentón y un chorrito de vinagre.
Servimos recién sacada del horno.

sábado, 21 de enero de 2017

Tortilla al ron


Hace unos años era un postre muy popular en Galicia, últimamente ya no es frecuente verlo en las cartas de los restaurantes ni en las comidas familiares. Se fue perdiendo porque yo creo, que aunque no es complicada su elaboración, tiene el inconveniente de que hay que hacerlo al momento de servirlo y que tampoco es apropiado cuando hay niños en la mesa, pues a pesar de que el ron va quemado aún tiene una alta concentración de alcohol.

Ingredientes:
3 huevos
1 cucharada de azúcar
2 cucharadas de azúcar glas
Ralladura de limón
8 cucharadas de ron
1 cucharadita de mantequilla




Batimos los huevos con el azúcar y la ralladura de limón hasta que estén bastante espumosos. Calentamos una sartén (de unos 20 cm. de diámetro), echamos la mantequilla y antes de que se nos queme ponemos los huevos, cuando empiecen a cuajar les damos unas vueltas para que la tortilla quede más gruesa.









Luego la envolvemos como una tortilla francesa.











La colocamos en la fuente de servir, espolvoreamos encima el azúcar glas.















Con un soplete o un hierro caliente  lo quemamos.




Rociamos con el ron caliente y le prendemos fuego.





A poder ser la presentamos en la mesa antes de que las llamas se apaguen.