Pincha sobre las fotos para aumentar su tamaño.

viernes, 8 de enero de 2016

Truchas a la Navarra


Generalmente las truchas que conseguimos en el mercado son de piscifactoría, que no es que estén mal, pero si encontramos de río estarán mucho mejor.
En Galicia es frecuente derretir un trozo de unto en el aceite en el que se fríen las truchas.
 

Ingredientes:
Truchas medianas
Lonchas finas de jamón (tantas como truchas)
Aceite de oliva
Un trocito (como una nuez) de unto
Sal

Limpiamos las truchas y las lavamos bien por dentro; con un cuchillo bien afilado las abrimos por la parte del vientre sin llegar a separarlas en dos.
Las salamos ligeramente, el jamón ya les aporta sal.
Introducimos en cada trucha una loncha de jamón, las cerramos y  pasamos por harina.
Ponemos a calentar el aceite con el unto, cuando esté caliente freímos las truchas hasta que empiecen a coger un color dorado.
Servimos calientes acompañadas de patatas o ensalada.

domingo, 6 de diciembre de 2015

Codornices mariposa con puré de patata violeta


Ingredientes:
Codornices
Cebolla
Ajo
Perejil
Aceite de oliva
Manteca de cerdo
Pimienta
Brandy
Sal
Patatas violetas
Mantequilla

Con unas tijeras abrimos las codornices por la parte de atrás de abajo a arriba. Con las manos hacemos presión  sobre la pechuga para que nos queden lo más planas posible.
Las ponemos sobre una fuente de horno (yo de pírex) con la pechuga hacia abajo, las adobamos con un buen chorro de brandy, ajo, perejil, pimienta y sal.
Las dejamos con el adobo más o menos una hora.









Las retiramos de la fuente; sobre el brandy que nos quedó ponemos una cebolla en rodajas.





 Volvemos a colocar encima de la cebolla las codornices pero ahora con la pechuga hacia arriba, les secamos la piel ligeramente con un papel de cocina y las pincelamos con manteca de cerdo, un poco pimienta y sal gorda, sin pasarnos porque por la parte de abajo ya les pusimos sal anteriormente.



Las introducimos en el horno, con turbo y calor arriba y abajo, caliente a 250º durante diez minutos, luego lo bajamos a 200º y dejamos veinte minutos más.
De todas maneras la temperatura y el tiempo de horneado lo iremos comprobando,  ya que no todos los hornos funcionan exactamente igual.
Las serví acompañadas de unas quenelles de puré de patata violeta, la cebolla que asamos con las codornices y una ensalada fresca de lechuga.
Regamos con un chorrito de aceite de oliva.
Para el puré cocí las patatas moradas en agua con sal y cuanto estuvieron tiernas las trituré con un poco de mantequilla y pimienta negra molida.

martes, 24 de noviembre de 2015

Ensalada cinco "ledicias"


Le llamé cinco ledicias porque ledicia significa alegría en gallego y para mí esta ensalada, con la combinación de sus cinco ingredientes principales y a pesar de su sencillez,  resulta una explosión de alegría para el paladar.
  
Ingredientes:                                      
1 aguacate en su punto de madurez              
1/2 cebolleta o 1/2 cebolla pequeña
1 trozo de pimiento verde, preferiblemente italiano
2 huevos cocidos
1 tomate rojo pero duro
Sal
Aceite de oliva
Vinagre


Cortamos el tomate y el aguacate en dados medianos, la cebolleta y el pimiento en trocitos más pequeños, troceamos los huevos y aliñamos con
sal, aceite y vinagre al gusto. Removemos  y servimos.

Resulta excelente como primer plato e igualmente como acompañamiento.

lunes, 16 de noviembre de 2015

Mini hamburguesas de ternera gallega


Ingredientes:
Estas cantidades dan doce mini hamburguesas.
700 g. de ternera gallega picada (puede ser mitad ternera , mitad cerdo)
1 loncha de jamón serrano no muy fina
3 dientes de ajo
2 o 3 ramas de perejil                                 
1 huevo
2 cucharadas de pan rallado
Pimienta negra
Sal
2 tomates pequeños
2 cebollas pequeñas
12 trozos de hojas de lechuga
12 mini panecillos de hamburguesa
Ketchup
Mayonesa
Mostaza

Ponemos en la picadora los ajos, el perejil y la loncha de jamón troceada hasta que quede todo bien triturado.
En un bol echamos la carne, el huevo, las dos cucharadas de pan rallado, la pimienta y los ingredientes que habíamos triturado. Salamos y mezclamos hasta que todos los ingredientes queden bien integrados. Dejamos reposar un rato.
Cortamos los tomates y las cebollas en lonchas finas; lavamos la lechuga y cortamos doce trozos. Con la carne formamos doce hamburguesas pequeñas, no muy gruesas, un poco más grandes que los panecillos porque luego al cocinarse se encogen de tamaño y engordan.
Abrimos los panes al medio y los ponemos en el horno solamente hasta que se calienten.
Las hamburguesas las hacemos a la plancha.
Colocamos en cada panecillo un trozo de lechuga, la hamburguesa, la rodaja de tomate, la de cebolla  y ponemos (al gusto de cada uno) un chorro de mayonesa, otro de kétchup y un poquito de mostaza; tapamos con la otra mitad del panecillo y pinchamos con un palillo para que mantengan bien la forma.
Servimos calientes.


martes, 3 de noviembre de 2015

Tortilla de berenjena


Las berenjenas tienen el inconveniente de que si las freímos tienden a absorber mucho aceite, por eso tanto si las hacemos fritas como en tortilla tenemos que aplicarles algún truquillo para evitarlo.
Yo primeramente  cocino las berenjenas en el horno convencional o en el microondas (que es más rápido) en lugar de freírlas.
De esta manera nos queda una tortilla mucho más ligera sin dejar de estar muy sabrosa.

Con estos ingredientes nos sale una tortilla para dos personas o para más si es en plan de picoteo.

Ingredientes:
1 berenjena  de 400g. más o menos
3 dientes de ajo
4 huevos
3 cucharadas de aceite de oliva
Sal






Pelamos y cortamos la berenjena, le echamos por encima, repartido, como una cucharada de aceite de
oliva y salamos.










La tapamos y ponemos en el microondas a máxima potencia durante  4 minutos.
Le damos unas vueltas y ponemos otros 4 minutos.











En una sartén antiadherente ponemos dos cucharadas de aceite y freímos el ajo picado hasta que empiece a dorarse.










Añadimos la berenjena y cocinamos a fuego fuerte dos o tres minutos, moviéndola constantemente para que no se queme.












 En un bol batimos los huevos ligeramente con la sal. Añadimos la berenjena.






Mezclamos bien con los huevos y cuajamos, en la misma sartén que habíamos usado para freír los ajos, ponemos en la sartén caliente dos minutos; le damos la vuelta y dos minutos más por el otro lado.
El tiempo es orientativo, depende de como nos guste la tortilla, más o menos pasada.


Esta tortilla tiene la particularidad de que, aunque el huevo esté bien pasado, la tortilla siempre queda jugosa.

jueves, 29 de octubre de 2015

Cabrito lechal al horno



Ingredientes:
Cabrito lechal
Manteca de cerdo
Vinagre
Sal

Lo podemos adobar con ajo, perejil, romero… pero yo, al ser una carne tan tierna y suave, me decanto por hacerlo al natural, con muy pocos ingredientes.
Antes de cocinar el cabrito lo rociamos con un  poco de vinagre, lo repartimos bien por toda la carne y lo dejamos reposar una hora.



Calentamos el horno a 200º e introducimos una bandeja con agua.
Secamos el cabrito con papel de cocina, lo untamos con manteca de cerdo y sal.





Colocamos el cabrito sobre la rejilla del horno y lo ponemos inmediatamente encima de la bandeja con agua.
Horneamos cuarenta minutos, le damos la vuelta y esperamos hasta que esté doradito y tierno, más o menos otros cuarenta minutos.
Lo podemos acompañar de ensalada, patatas verduras…
Yo lo puse con unas cebollitas, patatas y alcachofas horneadas. (receta aquí)

viernes, 23 de octubre de 2015

Ensalada de langostinos



Una ensalada simple que merece un lugar destacado por lo rica que está.
La podemos presentar como acompañamiento o como primer plato.

Ingredientes:
1 cogollo de lechuga
300 g. de langostinos
1 cebolla mediana
1 trozo de pimiento rojo
2 huevos cocidos
Aceite de oliva
Vinagre de manzana
Sal

Primeramente cocemos los langostinos, los echamos en una olla de agua hirviendo con sal y dejamos cocinar 1 minuto desde que empiece a hervir de nuevo.
Los pasamos por agua fría y reservamos.
Picamos finamente la cebolla, el pimiento rojo y los huevos, les ponemos sal y aliñamos con bastante aceite y vinagre.
Pelamos los langostinos y los cortamos en trozos, los mezclamos con el picadillo de cebolla, huevos y pimiento. Reservamos en la nevera hasta el momento de servir la ensalada, si está varias horas mejor, incluso de un día para el otro.
Cuando vayamos a servir la ensalada lavamos la lechuga, la cortamos en juliana, salamos y colocamos en el recipiente que vayamos a llevar a la mesa. Ponemos encima de la lechuga el picadillo de langostinos con el jugo que haya soltado y rociamos con un poco de aceite de oliva.


miércoles, 21 de octubre de 2015

Pasteles de Belém (Pastéis de Belém)


Hace mucho tiempo que me apetece hacer los pasteles de Belém, famosos en todo Portugal como pastéis de Belém o pastéis de nata (aunque no llevan nata en su elaboración), pero primero quería probar los auténticos, originarios del Monasterio de los monjes Jerónimos de Belém.
Ahora tuve la oportunidad, y aunque la receta es secreta, conseguí una que (aunque lo afirman) no sé si será verdaderamente la auténtica, pero si no lo fuese se asemeja bastante.
Están formados por una base de hojaldre rellena de crema, horneados y luego espolvoreados de azúcar glas y canela.

Ingredientes:
Una lámina de hojaldre de 275 g.
200 g. de azúcar
5 yemas de huevo
½ litro de leche entera
50 g. de harina de trigo
Piel de limón
Palito de canela
Mantequilla para untar los moldes
Azúcar glas y canela  para espolvorear

Estas cantidades dan para ocho pastelitos, que si ajustamos bien las cantidades pueden ser nueve.

Empezamos con la masa.
Sacamos la lámina de hojaldre de la nevera, la dejamos reposar diez minutos y formamos un rulo que luego cortaremos en porciones de unos tres centímetros, más o menos.
Untamos los moldes (tipo flan son los más apropiados que yo tengo) con mantequilla y colocamos una porción de masa en cada uno.


Ahora preparamos la crema.
Retiramos como media taza de leche y el resto la ponemos al fuego con la piel de limón y el palito de canela.
En la media taza retirada disolvemos la harina hasta que no quede ningún grumo, si nos resulta más fácil le podemos pasar la batidora de brazo.
Cuando la leche que está al fuego empiece a hervir le ponemos la harina disuelta y removemos sin parar hasta que hierva de nuevo. Entonces es cuando le añadimos el azúcar y dejamos hervir unos dos o tres minutos, removiendo siempre sin parar para evitar que se pegue al fondo y se queme.
Este proceso podemos hacerlo en la cocina o en el microondas.
Retiramos la piel de limón y el palito de canela
Dejamos  enfriar un poco y añadimos poco a poco las yemas (deshechas y pasadas por un colador) removiendo continuamente para que no se cuajen.
La echamos en una jarra para que nos sea más cómodo rellenar los moldes.


Extendemos la masa en el molde con las manos, procurando dejarla fina.
No la extendí hasta arriba de todo porque estos moldes son demasiado altos, los propios de los pasteles deben ser un poco más anchos y más bajos.





Con un tenedor pinchamos el fondo.




Rellenamos los moldes con la crema, sin llegar al borde porque la crema en el horno sube (aunque luego vuelve a bajar) y se nos desbordaría.






Ponemos el horno a 180º  y antes de que se caliente introducimos los pasteles, sobre una bandeja, hasta que el hojaldre esté cocido y los pastelitos empiecen a tostarse por encima (dependiendo de cada horno, unos veinte minutos).
Si vemos que el hojaldre ya está y la crema no se tostó un poco, ponemos unos minutos el grill.
De todas maneras, sobre todo al final del horneado, los vigilaremos constantemente para que no se nos quemen.
Los dejamos enfriar un poco y los desmoldamos, es importante que la crema no se haya desbordado sobre el hojaldre en la cocción para que se desmolden fácilmente.
Como más ricos están es templados y espolvoreados de azúcar glas y canela.







Estos son los auténticos pastéis de Belém, comprados en su lugar de origen.

domingo, 18 de octubre de 2015

Cebollitas, alcachofas y patatas


Esta es una guarnición que acompaña muy bien a todo tipo de carnes, incluso, por si sola, puede servirnos como un primer plato.
Junto a las cebollitas y patatas puse alcachofas, pero igualmente se pueden poner otras verduras como zanahorias torneadas, champiñones, tomatitos cherry…

Ingredientes:
Patatitas
Cebollitas
Alcachofas
Aceite de oliva
Caldo de pollo o carne
Pimienta
Perejil
Vino blanco
Sal

No pongo cantidades porque eso es según la conveniencia del momento, lo que sí tendremos en cuenta es que el caldo debe quedar muy reducido, pero no completamente, así que si durante el horneado vemos que se queda seco añadiremos un poco más.
Preparamos las verduras que vayamos a poner y las cocemos ligeramente al vapor.
Si ponemos champiñones o tomates cherry este paso lo omitimos, los champiñones los ponemos al llevar las verduras al horno y los tomates en los últimos diez minutos de cocción.
Las alcachofas las puse de las congeladas, pues, aunque está empezando la temporada de las frescas, aún hay pocas.

Cuando están  a media cocción las pasamos a una fuente para horno, las regamos con aceite de oliva, un vasito de caldo de pollo o carne (si no tenemos lo podemos hacer con un cubito concentrado) y un chorro de vino blanco.
Las salamos, les ponemos un poco de pimienta negra y perejil bien picadito.


Las introducimos en el horno, caliente a 200º, hasta que empiecen a dorarse, entonces les damos la vuelta hasta que estén doraditas por el otro lado. Más o menos una hora en total.

jueves, 15 de octubre de 2015

Pierna de pavo al horno


Resulta una carne tierna,  jugosa y, así preparada, muy apropiada para cualquier dieta por la poca grasa que tiene y lo digestiva que es.

Ingredientes:                                        
Una pierna de pavo (sobre 800 g.)
Zumo de un limón
Sal
Pimienta y tomillo (optativo)

Rociamos la pierna con el zumo de limón, salamos y le ponemos un poco de pimienta y tomillo, dejamos reposar una hora.
Calentamos el horno a 200º con la rejilla en el medio y una bandeja con agua debajo. Cuando esté bien caliente colocamos la pierna de pavo sobre la rejilla y horneamos sin bajar la temperatura sobre una hora y cuarto (el tiempo depende un poco de cada horno). A media cocción le damos la vuelta y si se consumió el agua de la bandeja le ponemos más.
La retiramos cuando la vemos dorada y al pincharla notamos que está blanda.
La podemos comer tanto caliente como plato principal o servirla fría y loncheada en plan entrante acompañada de una salsa de nuestro gusto.



domingo, 4 de octubre de 2015

Salsa Romesco


La salsa romesco es clásica de Cataluña aunque últimamente se está haciendo muy popular en el resto de España.
Se utiliza principalmente para acompañar verduras, carnes y pescados a la plancha o parrilla.
Sobre los ingredientes y manera de prepararla hay múltiples versiones, casi tantas como cocineros, pero los ingredientes que no varían son los tomates y ajos asados.


Ingredientes:                                              
1 tomate grande
6 dientes de ajo
¼  de pimiento rojo mediano
8 almendras tostadas
8 avellanas tostadas
Un trozo pequeño de pan frito o tostado
1 cucharada de carne de pimientos choriceros o 2 ñoras
1 cayena (si nos gusta picante)
150 cc de aceite de oliva
Vinagre
 Sal

Con estas cantidades nos sale una taza de salsa, más o menos para cuatro personas. Si necesitamos más doblamos o triplicamos las cantidades.
Empezamos poniendo el tomate, el trozo de pimiento y los ajos, envueltos por separado en papel de aluminio, en el horno a 200º durante treinta y cinco o cuarenta minutos.
Cuando estén los retiramos, pelamos y dejamos enfriar.
Si vamos a utilizar ñoras las pondremos con anterioridad a remojo para sacarles la pulpa que está adherida a la piel.
Ponemos el tomate, los ajos y el pimiento en el vaso de la batidora junto a los demás ingredientes y trituramos todo bien. Añadimos el aceite poco a poco al mismo tiempo que seguimos triturando.
Aliñamos con la sal y un chorrito de vinagre al gusto.

domingo, 27 de septiembre de 2015

Higos al horno


Ingredientes:
12 higos
Brandy
Azúcar

Utilizaremos unos higos que no estén demasiado maduros.
Los lavamos, les hacemos unos cortes en cruz por la parte de arriba y los colocamos en un recipiente que pueda ir al horno; rociamos generosamente con el brandy y espolvoreamos un poco de azúcar.
Los horneamos tapados a 180º durante unos quince o veinte minutos, hasta que veamos que están tiernos. También podemos hacerlos tapados en el microondas (yo los hice así), en cuatro o cinco minutos están listos
Colocamos los higos en el recipiente en el que los vayamos a servir; el líquido que nos queda lo ponemos a reducir en una sartén con tres cucharadas de azúcar, hasta que veamos que nos queda un almíbar un poco espeso, que echaremos por encima de los higos.
Servimos calientes o fríos, según nuestro gusto. De las dos formas están buenos.
Podemos acompañarlos de nata montada o queso fresco.

sábado, 19 de septiembre de 2015

Leche de coco casera


Últimamente están en auge las leches vegetales, sustituyendo en muchas ocasiones a la leche de vaca, bien por intolerancia a algunos de sus componentes, o bien por decantarse por alimentos vegetales en detrimento de los animales.
Cada día aumenta más el consumo de estas leches que principalmente son la de soja (aunque a ésta le empiezan a salir múltiples detractores), la de arroz, la de avena y la de almendra.
La leche de coco tiene diversas aplicaciones en la cocina asiática y caribeña, a pesar de que, tanto el coco como su leche, gozan de una mala reputación a causa de la cantidad de grasas saturadas que contienen.
En su favor hay que decir que estas grasas saturadas son naturales, no creadas artificialmente como las conocidas como grasas trans, que son grasas naturales a las que se adicionan átomos de hidrógeno para espesarlas y que son consideradas peligrosas para la salud.
También tiene grandes cualidades como determinados ácidos antibacterianos que son difíciles de encontrar en otros alimentos, además un alto contenido en sales minerales como calcio, fósforo y magnesio.

Ingredientes:
1 coco de 500g. aproximadamente
½ litro de agua caliente, sin que llegue a hervir.

Aunque podemos comprarla ya hecha, hoy vamos a hacer una leche de coco casera y natural.
Primeramente perforamos dos de los huequitos que tiene el coco para sacarle el agua;
lo dejamos escurriendo sobre un vaso hasta que la suelte toda.
Para pelarlo más fácilmente lo ponemos unos quince o veinte minutos en el horno, lo dejamos enfriar un poco y procedemos a sacarle la cáscara, luego con un pelador o un cuchillo retiramos la piel oscura que lo recubre.
Lo cortamos en trozos, le añadimos el agua caliente y lo trituramos hasta que quede lo más fino posible.
Yo pongo medio litro de agua pero es orientativo, depende de lo concentrada que queramos hacer la leche, de modo que aumentaremos o disminuiremos esa cantidad adaptándola a nuestro gusto.
Lo colamos con un colador grande, apretando bien la pulpa para recoger la mayor cantidad de líquido.
Le añadimos el agua de coco que habíamos recogido al principio y lo volvemos a colar por un colador muy fino, yo utilizo un colador normal al que le pongo por encima una gasa esterilizada de las que venden en la farmacia.
Ya tenemos la leche de coco lista.


Los restos de coco, que nos sobraron al colarlo, podemos reutilizarlos en diversos postres como si fuese coco rallado, que aunque no tienen tanta potencia  aún conservan mucho sabor.
También podemos secarlos en el horno a baja temperatura y, si no los vamos a usar inmediatamente, guardarlos en una bolsa en el congelador para rebozados  o para decorar algún pastel o tarta.

sábado, 12 de septiembre de 2015

Ensalada de remolacha y pepino


Es una ensalada sencilla cuya única particularidad es que está hecha con productos gallegos, regalados por unos amigos, de su huerta, y que son totalmente ecológicos  y frescos.

Ingredientes:
Remolacha roja
Pepino
Tomate
Lechuga
Cebolla
Zanahoria
Aceite de oliva
Vinagre de manzana
Sal gruesa

Con antelación cocemos las remolachas, las ponemos en una olla cubierta de agua y las mantenemos al fuego hasta que al pincharlas con un cuchillo notemos que están blandas. Las retiramos del agua y dejamos enfriar. Si no las vamos a usar ese mismo día las guardamos en la nevera.
Montamos la ensalada cortando rodajas finas de pepino (yo no lo pelo, pero eso ya va en gustos) y medias lunas de remolacha, las colocamos en una fuente. Adornamos alrededor con algo de lechuga y tomate y por encima del conjunto decoramos con cebolla y zanahoria rallada.
Aliñamos con aceite y vinagre, por último le ponemos sal gruesa.