Pincha sobre las fotos para aumentar su tamaño.
Generalmente, con algunas excepciones, las cantidades son para cuatro personas.

sábado, 17 de agosto de 2019

Pijama


A pesar de que es un postre, como dicen ahora, "viejuno", concretamente ochentero, yo creo que a pesar de lo contundente que es no debe dejar de estar presente en nuestras mesas para esos días especiales en los que dejamos la dieta a un lado y triunfa el sabor.
La receta original lleva flan, helado, frutas en almíbar y nata.
Considero que es necesario que sus componentes sean caseros en la medida de lo posible, no basta con comprarlos en el súper (aunque ahí impera la opinión de cada uno) y solamente dejar para el cocinero la tarea de conjuntarlos y presentarlos en la mesa.
Además los podemos tener hechos con antelación y solamente nos queda emplatarlos y servirlos.

Aunque adaptaremos los ingredientes a nuestro gusto yo, como soy muy tradicional, procuré adaptarme a la receta primitiva.

Ingredientes:
4 flanes caseros (receta aquí)
4 mitades de melocotón en almíbar
4 peras pequeñas al vino (receta aquí) en mitades
8 bolitas de helado casero (yo hoy lo puse de dulce de leche) (receta aquí)
200 ml. de para montar
2 cucharadas de azúcar
Adorné con unas uvas negras y un barquillo.

Montamos la nata con el azúcar hasta que esté firme.
Cortamos los melocotones en gajos.
En un plato adaptado para este postre iremos colocando las diferentes preparaciones y adornaremos a nuestro gusto.

martes, 6 de agosto de 2019

Patatas con bacon al horno


Estas patatas quedan muy bien como guarnición de numerosos platos.
Hoy las acompañé de pavo adobado y huevos fritos.


Ingredientes:

Patatas de buena calidad (yo Kennebec)
Bacon en tiritas
Sal
Ajo en polvo
Pimienta

No pongo cantidades ya que las ajustaremos a las preferencias de cada uno.

Pelamos las patatas y las cortamos en dados, las dejamos en remojo en agua fría durante media hora más o menos.
Las ponemos en una fuente para horno y las adobamos con la sal, el ajo y la pimienta. Regamos con un chorrito de aceite, incorporamos el bacon y removemos para que se reparta bien el adobo.


Las introducimos en el horno caliente a 200º, cuando transcurran veinte minutos las sacamos del horno, las removemos y las volvemos a introducir hasta que estén tiernas, como unos veinte minutos más, dependiendo del horno y de la variedad de patatas.

miércoles, 31 de julio de 2019

Pescaditos fritos


Para esta clase de fritura se utilizan pescados de muy pequeño tamaño cuya captura no está autorizada en nuestro país, por lo que si los queremos degustar nos tendremos que conformar con los que venden congelados procedentes de otros países
mediterráneos o consumir los que tienen un tamaño superior.
En Galicia ya no se pueden degustar las parrochitas de antaño, en su lugar tenemos otras de mayores dimensiones pero no tienen punto de comparación.
Lo mismo sucede con las cariocas o pescadillas de enroscar que tampoco está permitida su captura por tratarse también de pescados inmaduros.
En los mercados aparecieron unas pescadillas pequeñas, importadas, llamadas americanas o Boston que no tienen nada que ver con las cariocas que saboreábamos antes, ni en frescura ni en sabor.
Únicamente se consiguen frescos en el mercado los boquerones mediterráneos, que no sé cuál es la razón de que se puedan comercializar con tan diminuto tamaño.






Ingredientes:
Pescaditos
Harina
Pan rallado
Sal
Aceite de oliva





Solamente tenemos que enharinar los pescaditos, después de salados, y freírlos en abundante aceite bien caliente (que los cubra para no tener la necesidad de darles vuelta) para que se doren rápidamente por fuera y queden jugosos por dentro.
Aunque podemos enharinarlos solamente con harina de frituras yo prefiero hacerlo con una mezcla de harina y pan rallado para que queden más crujientes.

jueves, 25 de julio de 2019

Helado de dulce de leche


Este helado aunque tiene una elaboración súper sencilla resulta delicioso.





Ingredientes:
200 ml. de leche evaporada
180 grs. de dulce de leche (más o menos según nos guste de dulce)
1 cucharada de azúcar invertido (receta aquí) (opcional)
Crocante de almendras (receta aquí)







Para hacer el crocante de almendras utilizamos almendra picada en cubitos, pero si las que tenemos están crudas y con piel, como en el caso de hoy, empezamos por pelarlas poniéndolas cubiertas de agua al fuego hasta que empiecen a hervir, las retiramos y ya se pelan fácilmente. Las cortamos en trocitos y las ponemos al fuego en una sartén con un poco de azúcar, no dejamos de remover hasta que el azúcar se vaya derritiendo, sin llegar a formar caramelo, y las almendras adquieran un color tostado.

Batimos la leche evaporada hasta que se espese (más o menos como si fuese un merengue), añadimos el dulce de leche y la cucharada de azúcar invertido, seguimos batiendo hasta que esté bien mezclado. Guardamos tapado en el congelador hasta que se solidifique.
Para servirlo retiramos diez minutos antes para que no esté tan duro. Adornamos con el crocante de almendra y media galleta.

lunes, 15 de julio de 2019

Helado de mango


En esta época del año es cuando más apetecen los helados y mucho más si son caseros. 
Resultan un alimento muy apropiado para los niños ya que en su elaboración unos de los  ingredientes más utilizados son la leche y las frutas.
Yo los hago sencillos para los que no es necesario disponer de una heladera.

Ingredientes:
400 grs. de pulpa de mango
200 ml. de leche evaporada fría
300 grs. de leche condensada
1 cucharada de azúcar invertido (receta aquí) (en su defecto una cucharada de azúcar)

Ponemos al fuego el mango troceado con la cucharada de azúcar invertido; hervimos como un par de minutos, retiramos y trituramos. Dejamos que se enfríe.
En un bol ponemos la leche evaporada y la batimos hasta que quede con un aspecto parecido a la nata montada.
Añadimos la leche condensada, seguimos batiendo e incorporamos el mango. Mezclamos bien y guardamos en el  congelador.
Lo sacamos con unos minutos de antelación para que sea más fácil servirlo, que no esté tan duro.
Hoy lo adorné con flores de azúcar.

jueves, 4 de julio de 2019

Butifarra fresca al horno con patatas


La butifarra es un embutido de origen catalán que se consume, aunque en menor medida, en toda España.
Tenemos que diferenciar entre la butifarra fresca que es necesario cocinarla y la cocida que ya está lista para su consumo como cualquier otro fiambre.
Aunque hay una amplia variedad de butifarras cocidas las más conocidas son la blanca y la negra, esta última tiene ese color debido a que en su elaboración se incluye una determinada cantidad de sangre.
Hoy dedicamos esta entrada a la butifarra fresca, que viene a ser como las salchichas frescas o los chorizos criollos.
 




Ingredientes:
1 butifarra de 700 grs.
800 grs. de patatas
Aceite de oliva
Un chorretón de vino blanco
Sal
Pimienta
Especias al gusto (opcional)





Pelamos las patatas, las lavamos y las cortamos en trozos. Las aliñamos con sal y pimienta aunque a mí también me gusta ponerles una pizca de ajo en polvo, hierbas provenzales, cúrcuma y cayena molida. Regamos con un buen chorro de aceite y las removemos bien.








Las llevamos al horno precalentado a 200º durante veinticinco minutos, pasados éstos las sacamos del horno les añadimos el vino blanco, les damos unas vueltas y colocamos la butifarra encima. La pinchamos con un tenedor en varios sitios para que no se reviente.





Volvemos a llevar al horno por otros veinte minutos, después de este tiempo, si no está un poco dorada por arriba, ponemos unos minutos el grill para que se dore, vigilando siempre de que no se nos queme.

Servimos acompañada de una ensalada.

jueves, 27 de junio de 2019

Pollo al ajillo


Un plato muy popular, fácil de hacer y que generalmente gusta a todos, no es para comer todos los días por su valor calórico, que podemos disminuir ligeramente retirándole la piel(exceptuando la de las alas), pero de vez en cuando casi todos nos lo podemos permitir.

Ingredientes:
1 pollo
8 dientes de ajo grandes
Tomillo (a poder ser fresco)
Aceite
Pimienta
Sal
Un chorro de vino blanco

Lleva bastante cantidad de ajo pero eso es el quid del plato, al que no le guste el ajo debería preparar el pollo utilizando otra de las muchas recetas sabrosas que se pueden hacer con él.
El tomillo podemos sustituirlo por laurel, romero... o simplemente eliminarlo si no es de nuestro agrado.

Cortamos el pollo en trozos sin utilizar la parte del espinazo que guardamos para un caldo (podemos congelarlo). Salpimentamos.






Pelamos y cortamos los ajos, los freímos en abundante aceite que habremos calentado en una sartén amplia. Cuando empiecen a estar dorados los retiramos y reservamos.










En ese mismo aceite ponemos el pollo y lo vamos haciendo a fuego suave para que no se dore rápidamente por fuera y nos quede crudo por dentro.









Le damos vuelta de vez en cuando y cuando nos parezca que ya está bastante pasado ponemos fuego fuerte para acabar de dorarlo.









Retiramos casi todo el aceite y añadimos el tomillo y un buen chorro de vino blanco, removemos para que se mezclen los sabores hasta que se consuma el vino. Ponemos el ajo que habíamos reservado.






Servimos acompañado de pan o patatas, ya sean fritas, panaderas…

Patatas a lo pobre o panaderas


Si hablamos de guarniciones una de las más populares en España son las patatas ya sean fritas, cocidas o a lo pobre.
La entrada de hoy está dedicada a las patatas panaderas o a lo pobre, que el único defecto que les podemos achacar es que tienen demasiadas calorías, ahora que se pueden reducir si en lugar de hacerlas fritas las cocinamos al horno.
Para mí no existe diferencia entre patatas panaderas o a lo pobre, a pesar de que hay quién sí las diferencia diciendo que las patatas panaderas son al horno y a lo pobre fritas, que las patatas a lo pobre llevan un majado de ajo y perejil y las panaderas no… ninguno de estos argumentos me parece válido ya que no se cumplen en la mayoría de las recetas, por lo cual me parece que son lo mismo con distinto nombre, y que se pueden hacer al horno o fritas.


Ingredientes:
3 patatas medianas
1 pimiento verde italiano
1 trozo de pimiento rojo
1 cebolla mediana
Aceite de oliva
Sal

Pelamos y cortamos las patatas en rodajas finas, la cebolla en juliana y los pimientos en trozos no muy grandes.
Cocinamos a fuego lento en abundante aceite de oliva, cuando estén blandas subimos el fuego para que se doren mínimamente, las retiramos sobre papel de cocina  y las salamos.
Sirven como guarnición de innumerables platos de carnes o pescados.
Si optamos por hacerlas al horno las colocamos en una bandeja de horno con la cebolla y los pimientos, las salamos y las rociamos abundantemente con aceite de oliva, las horneamos a 200º hasta que estén en su punto. Si vemos que se nos doran demasiado rápido las tapamos con papel de aluminio.
Aquí las presentamos acompañadas de pollo.

viernes, 21 de junio de 2019

Migas manchegas o de pastor


Las migas es un plato tradicional de la cocina española. Hay diferentes recetas según la región en que se hagan pero merecen mención especial las manchegas y las extremeñas. 
Sus ingredientes principales son el pan (importante que no sea fresco, que esté asentado de dos o tres días), el aceite y los ajos; después dependiendo de la zona las podemos acompañar de diferentes ingredientes como: panceta, chorizo, uvas, melón, huevos fritos, sardinas, pimientos…
Yo hoy, además de la panceta y el chorizo, las acompañé de huevos fritos conformando un plato completo y contundente.
Como me gustan un poco picantes y ante el temor de que se quemase si lo dejaba freír desde el principio le puse el pimentón picante al final, cuando mezclé todos los ingredientes.
 



Ingredientes:
200 grs. de pan, preferiblemente de hogaza, de dos o tres días
250 grs de panceta fresca
1 chorizo poco curado
4 dientes de ajo
3 o 4 cucharadas de aceite dependiendo de la grasa que tenga la panceta
Pimentón picante (opcional)
Sal






Con anterioridad cortamos el pan en láminas pequeñas y finas.









Lo remojamos con agua, ayudándonos con las manos y esparciéndola como en forma de lluvia. Lo removemos y rociamos con más agua si es necesario, tiene que quedar todo bien humedecido pero no empapado.
Lo tapamos con un paño para que no se seque y lo dejamos reposar un par de horas.








Con un cuchillo aplastamos los ajos enteros y los ponemos a fuego lento en el aceite hasta que estén ligeramente dorados.









Retiramos los ajos y en ese mismo aceite freímos la panceta troceada y sin la piel, cuando esté lista la retiramos con los ajos.












Freímos ahora el chorizo en rodajas en el mismo aceite de los ajos, que habrá aumentado con la grasa que suelta la panceta.
Lo reservamos con la panceta.







Ponemos las migas en  la misma sartén a fuego no muy fuerte, removiendo constantemente con un utensilio de madera hasta que estén secas y sueltas; las retiraremos en ese punto antes de que se nos queden ásperas; dependiendo de la cantidad nos llevará entre diez y quince minutos.




Ahora es cuando añadimos el pimentón picante, si es que optamos por ponerlo, y los ingredientes que teníamos reservados, los ajos podemos integrarlos en el plato o no, según nuestro gusto; removemos el conjunto y servimos bien calientes acompañadas preferentemente por un buen vino tinto.

martes, 11 de junio de 2019

Helado de arándanos y yogur


Ingredientes:
400 grs. de yogur griego
250 grs. de arándanos
250 grs. de leche condensada
2 cucharadas de azúcar invertido (receta aquí)

Lavamos los arándanos, dejamos unos cuantos para decorar y el resto los trituramos y ponemos al fuego en una olla pequeña. Cocinamos cinco o diez minutos para que espesen un poco y dejamos enfriar. Cuando este frío añadimos las dos cucharadas de azúcar invertido.
En un cuenco ponemos el yogur, la leche condensada y loa arándanos. Mezclamos bien y vertemos en un recipiente de cristal o metálico, lo tapamos y llevamos al congelador.
Como lleva leche condensada y azúcar invertido no cristaliza por lo cual no hace falta batirlo varias veces hasta que se congele.
Si no tenemos azúcar invertido lo sustituiremos por tres cucharadas de azúcar normal que añadiremos a los arándanos, cuando se estén cocinando, para que resulte una mermelada.
Los yogures griegos podemos reemplazarlos por yogures naturales que pondremos en la nevera a escurrir, en un colador con un paño fino, durante varias horas para que queden más espesos y sin el suero..
Para servirlo retiramos un rato antes del congelador para que no esté tan duro.

lunes, 10 de junio de 2019

Cabracho (gallineta) en salsa de gambas


El cabracho es un  pescado de roca, de carne blanca, firme y con un sutil sabor a marisco.
Se conoce por diferentes nombres (cabracho, gallineta, tiñosu, escorpora, rascacio…) dependiendo de la zona de captura, aunque algunos difieren algo en las características pero pertenecen a la misma familia.
Hoy lo utilicé en filetes.


Ingredientes:
8 o 4 filetes de cabracho, dependiendo del tamaño
200 grs. de gambas sin pelar
5 cucharadas de aceite
Harina
1 cucharadita de pan rallado
1 cucharadita de pimentón dulce
1 cebolla mediana
2 tomates medianos
2 dientes de ajo
Un chorro de brandy
1 vaso de caldo de pescado o marisco (en su defecto agua)
Sal

Podemos utilizar otro pescado que nos parezca apropiado.
Si no lo hizo el pescadero retiramos la piel de los filetes para evitar que se enrollen al cocinarlos. Salamos.





Cortamos la cebolla y el ajo en trozos no muy menudos y los ponemos a pochar lentamente en las cinco cucharadas de aceite, añadimos las cabezas de las gambas que habremos pelado previamente dejando alguna entera para decorar.













Damos unas vueltas  y vertemos un chorro generoso de brandy y flambeamos.








Cuando se apague ponemos la cucharadita de pimentón y los tomates lavados y en trozos. Cocinamos unos minutos y regamos con el caldo de pescado, dejamos cocinar durante quince minutos a fuego muy suave para que no se nos evapore demasiado el líquido, añadimos una cucharadita de pan rallado en forma de lluvia para que no forme grumos, removemos y retiramos.




Pasamos esta salsa por el pasapurés y la echamos en un recipiente de fondo ancho. Volvemos a poner al fuego y mientras tanto vamos pasando los filetes de pescado por harina, los freímos muy ligeramente en una sartén con aceite y los vamos colocando en el recipiente con la salsa, añadimos las gambas peladas y cocinamos tres o cuatro minutos todo junto.


Las gambas reservadas las hacemos a la plancha un minuto de cada lado, después de haberle retirado el  aceite, en la sartén que habíamos frito el pescado.
Emplatamos los filetes con la salsa y decoramos con las gambas.
Lo podemos acompañar con arroz blanco, patatas, quinoa...

jueves, 30 de mayo de 2019

Pollo con pisto


Ingredientes:
1 pollo mediano
1 pimiento rojo grande
1 cebolla grande
1 calabacín mediano
2 dientes de ajo
8 cucharadas de aceite
Harina
Pimienta
Sal

Cortamos el pollo en trozos grandes, lo salpimentamos y lo pasamos por harina.
Ponemos el aceite en una sartén y vamos dorando el pollo por todas partes, a medida que esté dorado lo vamos pasando a una cacerola.
En el aceite que quedó en la sartén ponemos a pochar a fuego lento el pimiento cortado en tiras, cuando esté un poco hecho añadimos el ajo picado, la cebolla en juliana y el calabacín en dados no muy grandes.
Mientras se van pasando pelamos y troceamos los tomates y los añadimos a la sartén. En cuanto empiece a hervir lo volcamos sobre el pollo, tapamos la olla y dejamos cocinar a fuego muy suave hasta que el pollo esté en su punto. Tendremos la precaución de removerlo de vez en cuando ya que al llevar harina fácilmente se puede pegar al fondo.
Podemos servir acompañado de patatas, arroz blanco o incluso harían más vistoso el plato unos espaguetis negros.

lunes, 27 de mayo de 2019

Bocaditos de espárragos verdes y jamón serrano


Ingredientes:
2 huevos
100 ml. de nata de cocinar
100 grs. de espárragos verdes
30 grs. de jamón serrano en trocitos muy pequeños
2 cucharadas de aceite de oliva
Pimienta blanca

Lavamos los espárragos, les retiramos las partes duras y los cortamos en rodajitas finas; los salteamos en una sartén a fuego lento con las dos cucharadas de aceite.
Cuando estén en su punto, sin dejar que se tuesten, añadimos el jamón, le damos un par de vueltas al conjunto y reservamos.
Batimos el huevo con la nata y la pimienta, añadimos los espárragos con el jamón y repartimos en los moldes.
No les pongo sal porque para mí con el que aporta el jamón es suficiente.




Como vamos a hacer unos pastelitos pequeños utilizaremos moldes de bocado, si los queremos hacer más grandes los podemos hacer en los moldes de magdalenas. En la foto se diferencian los dos tamaños.


Los llevamos al horno precalentado a 170º por espacio de quince o veinte minutos, con una aguja los pincharemos para ver si están cocinados.


Los retiramos, dejamos enfriar un poco y los pasamos a unas cápsulas de papel del tamaño adecuado.


Podemos servirlos templados o fríos.
Con estas cantidades salieron dieciocho del tamaño pequeño.

sábado, 25 de mayo de 2019

Croquetas de pollo al tomillo


Ingredientes:
120 ml. de aceite de oliva
90 grs. de harina
800 ml. de leche
100 ml. de salsa de cocinar el pollo
200 grs. de pechuga
Un trozo de espinazo de pollo
1 cebolla pequeña
2 dientes de ajo
Un chorro de vino blanco
Harina para enharinar el pollo
Tomillo (si no nos gusta lo podemos eliminar)
Pimienta
Sal
Aceite, pan rallado y huevo para formar y freír las croquetas

Las croquetas de pollo las podemos preparar haciendo filetes de pechuga de pollo a la plancha en una sartén ligeramente engrasada, en esa misma sartén hacemos la bechamel y cuando está hecha le añadimos el pollo picado en trocitos pequeños.
Pero si queremos unas croquetas más sustanciosas optaremos por poner el pollo en salsa que luego añadiremos a la bechamel y resultarán unas croquetas mucho más sabrosas.
Yo generalmente aprovecho de poner el pollo en salsa y ya reservo una pechuga para las croquetas, pero en caso de que lo preparemos exclusivamente para las croquetas deberemos añadir un espinazo de pollo para que la salsa tenga más sabor ya que la pechuga por sí sola no da suficiente.
Para hacer la salsa empezaremos cortando el pollo en trozos, lo salpimentamos y pasamos por harina. En una cazuela pondremos el aceite y doraremos el pollo por todas partes. Cuando esté dorado retiramos el aceite (que será con el que haremos la bechamel) dejando alguno para pochar lentamente la cebolla y el ajo finamente picados. Incorporamos el pollo, un chorro de vino blanco, un poco de agua sin que llegue a cubrir totalmente el pollo, el tomillo y la sal. Cocinamos hasta que el pollo esté tierno. Si vemos que tiene demasiada salsa aumentamos el fuego hasta que la reduzcamos a nuestro gusto.
En el aceite que habíamos retirado de dorar el pollo añadimos 90 grs. de harina, la freímos dos o tres minutos y agregamos la leche removiendo rápidamente con un batidor para que no forme grumos, (de todas maneras si los formase le pasamos la batidora hasta que los eliminemos) y ponemos también la salsa que pasaremos previamente por un colador. Salamos, cocinamos todo junto durante diez minutos y añadimos la pechuga bien picadita. Mezclamos y pasamos la masa a un recipiente, lo dejamos enfriar y lo metemos en la nevera unas horas hasta que esté bien frío.
Formamos las croquetas pasándolas por huevo bien batido y pan rallado. Freímos en aceite que las cubra y esté bien caliente. En un par de minutos están en su punto.