Pincha sobre las fotos para aumentar su tamaño.

sábado, 12 de agosto de 2017

Sopa de picadillo


Ésta es una sopa de la cocina tradicional, concretamente de la comunidad autónoma andaluza.
Es nutritiva, fácil de preparar y lo mismo nos sirve como primer plato para un almuerzo o como plato único para una cena.
Aunque es más frecuente prepararla en tiempo de frío, nos entona el cuerpo sobre todo en caso de resfriados o gripe, no es un plato demasiado contundente que no apetezca en tiempo más caluroso, yo la preparo con menor frecuencia que en el invierno pero de vez en cuando también me apetece hacerla en verano.
Aunque la receta base es la misma su preparación suele tener ligeras diferencias propias de cada casa. 

En esta foto está hecha con sémola de trigo en lugar de fideo.





Ingredientes:
½ pollo
1 hueso de ternera (caña o rodilla) o un trozo de ternera con hueso
1 trozo de jamón
2 zanahorias
½ puerro
2 dientes de ajo
½ cebolla
Fideos para sopa o arroz
2 huevos cocidos
Picatostes
Hierbabuena (opcional)



Yo hago bastante caldo porque si me sobra lo guardo en la nevera para otros platos, o si no lo voy a utilizar en esos días lo congelo y siempre está bien tener un poco de caldo a mano.
Ponemos todos los ingredientes al fuego en una olla con tres litros de agua. Dejamos cocer a fuego lento durante una hora.
Retiramos las carnes y lo desengrasamos.
Colamos el caldo necesario a otra olla y en el cocemos los fideos o el arroz, según por lo que hayamos optado.
Cortamos las carnes en trozos pequeños.
Cortamos los huevos en trocitos.
Ponemos la sopa en una sopera y añadimos las carnes, el huevo picado y una ramita de hierbabuena si hemos optado por ponérsela. En el último momento ponemos los picatostes para que conserven el crujiente.
Los picatostes los hacemos cortando pan en daditos y friéndolos en aceite caliente hasta que se doren.
Yo prefiero poner la sopa en la sopera, y las carnes, los huevos y los picatostes directamente en la mesa para que cada uno se sirva lo que prefiera.

Ensalada de lechuga, zanahoria y queso fresco con frutos secos


Una ensalada fresca y sana con un toque de sabor y energía.

Ingredientes:
Lechuga
Zanahoria
Queso fresco
Mix de frutos secos y frutas desecadas
Aceite
Vinagre de manzana
Sal

No pongo cantidades ya que son variables adaptadas al gusto de cada uno.
Lavamos la lechuga, la secamos y cortamos en trozos no muy grandes.
Rallamos la zanahoria.
Cortamos el queso en daditos.
Ponemos la lechuga en una fuente, añadimos la zanahoria y el queso.
Salamos y aliñamos con el aceite y vinagre.
Repartimos por encima los frutos secos. Yo utilicé un mix compuesto de almendras troceadas, pipas de girasol, arándanos, pasas y albaricoques, que son los que le dan un toque especial a esta ensalada.

Fritura de boquerones y guindillas dulces


Un plato de picoteo o para una cena en una tarde-noche de verano.

Ingredientes:
Boquerones
Guindillas dulces
Harina (a poder ser de frituras)
Aceite de oliva
Sal gruesa

Limpiamos los boquerones retirándoles la cabeza y la tripa, los lavamos bien, los secamos y les ponemos la sal.
Retiramos el tallo de las guindillas, las lavamos y con papel de cocina las secamos bien para que no salpique el aceite al ponerlas en la sartén.
Disponemos dos sartenes con aceite de oliva, abundante en la que vamos a freír los boquerones y escaso en la de las guindillas.
Ponemos las sartenes al fuego y cuando esté el aceite caliente freímos los boquerones después de pasarlos por harina. El aceite debe estar bastante caliente para que se doren rápidamente por un lado, darles la vuelta y que queden crujientes por fuera y jugosos por dentro. Retiramos sobre papel absorbente.
Las guindillas las echamos en la otra sartén con el aceite bien caliente, las salteamos dándoles vueltas continuamente y en un par de minutos están en su punto. Retiramos y salamos con sal gruesa.
Servimos todo recién frito. 

viernes, 11 de agosto de 2017

Smoothie de moras silvestres


Ingredientes:
100 grs. de moras
100 ml. de leche
1 yogur natural
3 cucharadas de leche condensada

Todos los lácteos los podemos poner desnatados.
Lavamos bien las moras.
Trituramos todos los ingredientes y colamos.
Si lo queremos bien frío congelamos las moras antes de hacer el batido, ponemos todos los ingredientes fríos y las moras congeladas, trituramos, colamos y servimos inmediatamente.
Lo podemos servir en copa o en vaso.


miércoles, 9 de agosto de 2017

Patatas a la importancia con almejas y langostinos


Este plato pensaba incluirlo en un apartado de la receta de patatas a la importancia, ya que es una variación de éste, pero está tan rico  que me pareció que merece una entrada solamente para él.
No cabe duda de que cuanto mejor sea la calidad, tanto de las patatas como de las almejas y langostinos, mejor quedará el plato.


Ingredientes:
4 patatas medianas
1 cebolla
2 dientes de ajo
6 cucharadas de aceite de oliva
Perejil
½ kg. de almejas
8 langostinos grandes
Harina de trigo
Un chorro de vino blanco
1 litro de caldo (el líquido que queda al abrir las almejas más caldo de pescado hasta completar el litro)

Hacemos un caldo en el que utilizaremos las cabezas de los langostinos y alguna cabeza o espinazo de pescado.
Las almejas que previamente habremos dejado un par de horas en agua con sal, las lavamos bien y las echamos en una olla sin agua ninguna, las ponemos al fuego y en cuanto se abran, dos o tres minutos las retiramos. Guardamos el agua que soltaron y las dejamos enfriar.






Trituramos la cebolla con el ajo y el perejil.
Los sofreímos a fuego lento con las seis cucharadas de aceite.













Añadimos una cucharada de harina y freímos uno o dos minutos, dándole vueltas para que no se queme.













Ponemos el caldo de pescado unido al que soltaron las almejas y el chorro de vino blanco.









Las patatas que habremos cortado en rodajas gruesas las pasamos por harina y huevo batido y las vamos friendo en una sartén hasta que cojan color.











Las añadimos a la olla







Dejamos cocinar a fuego lento hasta que estén tiernas, unos quince o veinte minutos, con cuidado de que no se peguen al fondo de la olla.
Añadimos los langostinos pelados y las almejas que habremos desconchado, dejando unas pocas con la concha para adornar; cocinamos un par de minutos, adornamos con las almejas que habíamos reservado y dejamos reposar tapadas cinco minutos más.


Servimos calientes.

domingo, 6 de agosto de 2017

Calamares fritos, a la romana y a la andaluza. Bocadillo de calamares


No pensaba poner esta receta por lo sencilla que me parece pero me decidí a incluirla para aportar mi punto de vista sobre los calamares fritos. Hay partidarios de ponerles huevo en el rebozado, otros de pasarlos por harina solamente, incluso hay quien prefiere rebozarlos con diferentes pastas (Orly, tempura…) en las que se acostumbra a utilizar: agua, harina, leche, levadura, cerveza, claras a punto de nieve… para que aumenten bastante su volumen al freírlos, pero a mi forma de ver quedan más aceitosos.
A mí como más me gustan los calamares fritos es pasándolos únicamente por harina, aunque también están buenos a la romana que se pasan primero por harina y luego por huevo batido.






Limpiamos los calamares, separamos las patas de las bolsas y los lavamos bien.









Les retiramos la piel, que se saca fácilmente, y los cortamos de la forma deseada, en anillas o en tiras. Los secamos bien y los salamos.





Para freírlos a la andaluza los pasamos por harina que puede ser especial para frituras, de trigo o de trigo mezclada con harina de garbanzos. Los freímos en abundante aceite bien caliente y poniendo poca cantidad de cada vez.


Si los freímos a la romana los pasamos primeramente por harina de trigo y luego por huevo batido. Igual que los anteriores en aceite bien caliente y pocos de cada vez.


En las dos versiones se suelen acompañar de limón.

Y no podemos olvidar el tan típico bocadillo español:

El bocadillo de calamares


Simplemente abrimos un bollo de pan al medio y lo rellenamos con calamares recién fritos.

jueves, 3 de agosto de 2017

Palometa (castañeta) en salsa de tomate con pimientos


Ingredientes:
1 palometa
Pimientos verdes tipo italiano
Salsa de tomate casera (receta aquí)
Aceite de oliva
Sal

A la  palometa hay que sacarle la piel, generalmente ya nos la venden sin ella pues el pescadero se encarga de retirarla, al mismo tiempo le decimos que nos saque la espina y nos la ponga en filetes.
Yo generalmente tengo la salsa de tomate ya hecha, pues cuando la preparo procuro hacer bastante cantidad y la sobrante la congelo en tarros de vidrio de varios tamaños, para cuando la necesito escoger el más apropiado a la cantidad que voy a usar en ese momento.





En una sartén con más o menos cinco cucharadas de aceite freímos, a fuego lento, los pimientos que habremos lavado y cortado en tiras.
Los retiramos y en ese mismo aceite freímos ligeramente los filetes de palometa y retiramos junto a los pimientos.








Sobre el aceite que nos quedó en la sartén echamos la salsa de tomate, colocamos la palometa y los pimientos, salamos y llevamos a hervor.






En cuanto hierva la retiramos del fuego, dejamos reposar cinco minutos y servimos acompañada de patatas fritas.

lunes, 31 de julio de 2017

Pimientos morrones rellenos de carne


Ingredientes:
4 pimientos rojos pequeños
500 grs. de carne de ternera, cerdo, o mezclada
1 cebolla pequeña
½ puerro
2 dientes de ajo
1 calabacín pequeño
2 pimientos italianos medianos
2 tomates
½ vaso de vino blanco
5 cucharadas de aceite de oliva
Sal
Pimienta
Queso para gratinar (puse mozzarella)

Lavamos los pimientos, cortamos en la parte superior como una tapadera con el tallo, sacamos bien todas las semillas y horneamos a 190º hasta que estén tiernos.
Mientras se hornean los pimientos hacemos el relleno.
Cortamos los pimientos verdes, el puerro, la cebolla, el calabacín y los ajos, los pochamos con las cinco cucharadas de aceite.


Añadimos la carne le damos un par de vueltas a fuego fuerte.
 

Ponemos el vino, lo dejamos evaporar un par de minutos e incorporamos los tomates troceados.


Salpimentamos y cocinamos dando vueltas frecuentemente hasta que el tomate esté bien pasado y se haya quedado el guiso sin líquido.
Rellenamos los pimientos con el guiso de carne, cubrimos con el queso y volvemos a introducir en el horno a 200º hasta que el queso se funda.

sábado, 29 de julio de 2017

Patatas a la importancia


Ingredientes:
4 patatas medianas
5 cucharadas de aceite de oliva
1/2 cebolla
1 trozo de puerro por la parte blanca
1 diente de ajo
Un chorro de vino blanco
1 huevo
Harina para rebozar las patatas
2 vasos de caldo de pollo, más o menos (o agua con cubitos de caldo)
Perejil
Sal
Pimienta



Pelamos las patatas y las cortamos en rodajas de más o menos un cm.












Las pasamos por harina y huevo batido y las freímos hasta que estén doradas.
Las colocamos en el recipiente en que las vamos a cocinar.





                                              






En una sartén con las cinco cucharadas de aceite pochamos la cebolla, el ajo y el puerro, todos bien picaditos.












Cuando estén blandos añadimos media cucharada de harina, la freímos un minuto y ponemos el caldo y el vino, removemos bien.





                                         




Cuando empiece a hervir lo retiramos y volcamos sobre las patatas, sazonamos con sal y pimienta.







Cocinamos a fuego lento, cuidando que no se peguen hasta que las patatas estén tiernas, más o menos quince o veinte minutos.
Añadimos el perejil y servimos.
Podemos añadirles en los últimos minutos unas almejas y nos queda un plato de diez.

Asadura de cordero guisada


Aunque la casquería últimamente no tiene muchos adeptos, no dejo de poner esta receta de la asadura de cordero por ser un plato de la cocina tradicional española de la que yo soy partidaria, aunque no dejo de reconocer que son platos que ni son para comer todos los días ni a todos les gustan.

Ingredientes:
1 asadura de cordero (pulmón, corazón e hígado)
1 cebolla mediana
2 dientes de ajo
1 pimiento verde
6 cucharadas de aceite de oliva
1 vaso de vino blanco
1 ½ vaso de agua
1 cucharadita de café de pimentón (dulce o picante)

Lavamos bien la asadura y la secamos


La cortamos en trozos.


En una sartén con el aceite pochamos la cebolla, el ajo y el pimiento troceados.


Añadimos el pimentón y rápidamente para evitar que se queme el pimentón echamos la asadura.


Damos unas vueltas a fuego fuerte y añadimos el vino y el agua. Salamos.
Bajamos el fuego y cocinamos hasta que el pulmón que es el que más tarda en pasarse esté blando, más o menos una hora.
Si vemos que se nos queda seco le añadimos agua, al final debe quedar la salsa muy reducida.


martes, 25 de julio de 2017

Raya a la plancha con calabacín y salsa mery


La raya es un pescado muy sabroso, de carne blanca y muy fácil de comer porque en lugar de espinas tiene cartílago. Resulta muy apropiado para los niños.
Procuraremos comprarla limpia y pelada, generalmente ya la venden así, ya que la piel es bastante difícil de retirar, no se despega del cuerpo fácilmente, es resbaladiza y tiene unas partes que te pinchan y te desuellan las manos.
Se comen las alas y se desecha la parte central que es donde tiene la cabeza.
En Galicia la forma más frecuente de comerla es en caldeirada pero también está rica frita, a la plancha, guisada…


Ingredientes:
1 kg. de alas de raya
2 calabacines medianos
Sal
Aceite de oliva para engrasar las planchas
Sal gruesa
Salsa mery (receta aquí)

Si las alas de raya son grandes las cortamos en trozos del tamaño deseado, si son pequeñas podemos dejarlas enteras.
Ponemos una plancha o sartén antiadherente untada de aceite a calentar y cuando vemos que está caliente ponemos la raya que habremos salado con sal gruesa, la dejamos un par de minutos y le damos la vuelta, esperamos otros dos minutos y retiramos del fuego. 
Mientras hacíamos la raya en otra plancha iremos haciendo el calabacín que habremos cortado previamente en lonchas no muy finas. Lo retiramos del fuego cuando esté blando, espolvoreamos con sal gruesa o Maldon y emplatamos al lado de la raya a la que le habremos puesto por encima salsa mery.
Servimos antes de que se enfríe.

domingo, 23 de julio de 2017

Huevos cocidos (duros)


Soy una forofa de los huevos cocidos en todas sus preparaciones (ensaladas, rellenos, encapotados...), y aunque cocerlos parece muy sencillo, y en realidad lo es, conviene aplicar unos pequeños trucos para que queden en su punto.
Es muy desagradable que cuando los pelamos no se despegue bien la cáscara, queden crudos o muy pasados, la yema no quede centrada si los vamos a rellenar, se forme un borde ennegrecido alrededor de la yema…
Aquí pongo como yo los hago y me parece la forma más idónea para solucionar los pequeños problemas que se nos pueden presentar.


Primeramente para que pelen bien pongo el agua a hervir con un chorro de vinagre, cuando está hirviendo deposito los huevos ayudándome de una cuchara para que no sufran pequeños golpes que puedan llegar a romperlos.


Cuando vuelven a hervir los dejo cocer once minutos moviéndolos continuamente con la misma cuchara, sobre todo al principio, para que la yema quede centrada.
Los retiro, los refresco bien con agua fría y los pelo debajo del chorro de agua del grifo.

sábado, 22 de julio de 2017

Pimientos de Padrón fritos


Si hablamos de gastronomía gallega no puede faltar una mención a los pimientos de Padrón, por eso me parece justo dedicar una entrada exclusivamente para ellos.





En el mercado hay una gran cantidad de pimientos denominados de Padrón, pero en realidad de Padrón (Herbón) son únicamente una pequeña cantidad.
Es muy raro comer verdaderos pimientos de Padrón fuera de Galicia ya que no se producen en grandes superficies y casi toda la producción se queda en el mercado local.







En Herbón se cosechan de mayo a octubre y en el verano están en su momento culminante.
Para que no nos den gato por liebre, o los compramos a agricultores de la zona de Herbón o deben llevar el sello de la Denominación de Origen Protegida.







De todos es  sabido que una de las características de estos pimientos es que algunos pican, es conocida la frase "os pementos de Padrón uns pican e outros non"; en teoría deberían picar sobre un 10% pero muchas veces falla y es mayor o menor la cantidad de los que resultan picantes. Una misma planta da pimientos dulces y picantes y el picor depende tanto de las características genéticas como de las ambientales.






Para freír  estos pimientos los lavamos y secamos bien, les quitamos el rabo pues, aunque en algunos lugares lo fríen con él, no se come y puede dar amargor al aceite..










Freímos en una sartén con abundante aceite de oliva caliente, les damos vueltas constantemente para evitar que se quemen y en dos minutos están listos. Si los queremos un poco más pasados los dejamos un minuto más.





Los retiramos y les ponemos sal gruesa o Maldon, yo opto por la gruesa pues me parece más tradicional.


Se toman como aperitivo o como guarnición de innumerables platos, tanto de carne como de pescado. Riquísimos como acompañantes de unas sardinas asadas o de una tortilla de patatas.