Pincha sobre las fotos para aumentar su tamaño.
Generalmente las cantidades son para cuatro personas.

miércoles, 10 de julio de 2013

Cocochas de bacalao al ajillo


Un plato muy sencillo al que el único inconveniente que le encuentro es que el precio de las cocochas  es un poco elevado. Pero de vez en cuando podemos hacernos el regalo, porque la verdad está muy bueno.
Podemos ponerlo como primer plato o para picoteo.

No pongo cantidades pues depende del número de comensales para los que se realice, tendremos en cuenta de poner  ocho o diez cocochas (dependiendo de su tamaño)  y dos o tres dientes de ajo grandes, por persona.

Ingredientes:
Cocochas de bacalao, convenientemente desaladas y bien secas.
Aceite de oliva
Guindilla
Ajo laminado

Ponemos abundante aceite en una cazuelita de barro, cuando el aceite se empiece a calentar echamos los ajos y las guindillas, cuando estén dorados  añadimos las cocochas extendidas, no deben colocarse unas encima de otras. Dejamos cocinar todo junto tres minutos, le damos la vuelta a las cocochas, cocinamos dos minutos más y servimos rápidamente para que lleguen hirviendo a la mesa.

sábado, 6 de julio de 2013

Pollo deshuesado relleno



Ingredientes:                                  


1 pollo no muy grande
500 grs. de carne de ternera picada
4 salchichas frescas
15 0 20 pistachos
1 huevo
2 o 3 tomates secos
Ajo molido
Perejil
1 vasito de vino blanco
Un chorrito de brandy
5 patatas medianas
1 zanahoria
½ puerro
1 cebolla
Sal
Un chorretón de aceite de oliva














Empezamos deshuesando el pollo, (podemos pedirle al carnicero que nos lo haga pero no creo que esté por la labor).
Partimos de un pollo que habremos limpiado previamente, como para cualquier otra preparación.
Necesitamos un cuchillo muy afilado.
Primeramente le cortamos la punta de las alas y el cuello; cuidando de no romper la piel, retiramos los huesitos en forma de “v” que tiene en la parte superior de la pechuga.

Ahora vamos con los muslos. De momento deshuesamos los muslos, los contramuslos lo haremos después por la parte interior.
Cortamos los tendones todo alrededor del hueso, vamos despegando la carne con el cuchillo y dándole hacia arriba. Haciendo un poco de fuerza dislocamos la articulación.

Vamos damos vueltas al hueso hasta que salga. Hacemos lo mismo en el otro muslo.

Con las alas realizamos la misma operación que hicimos con los muslos, cortamos alrededor de los extremos, echamos la carne hacia atrás cortando si hace falta con el cuchillo, forzamos la articulación y damos vueltas al hueso hasta que se desprenda.

Ya lo tenemos sin hueso en los extremos de los muslos y las alas

Lo ponemos boca abajo y hacemos una incisión en la piel en todo el largo de pollo

Con mucho cuidado de no romper la piel vamos separando el hueso por los dos lados

Cuando lleguemos al ala, con el cuchillo vamos raspando el hueso que tiene dentro, separándole la carne y empujando hacia atrás. Cuando esté bien separada la carne, tiramos del hueso y ya nos saldrá limpio.

Seguimos separando la carne del hueso y cuando lleguemos a los muslos hacemos lo mismo que hicimos con las alas, separando la carne que está pegada al hueso hasta que lleguemos a la articulación, cortamos bien todo alrededor del hueso y lo retiramos.

Seguimos separando con el cuchillo alrededor de la pechuga hasta que el hueso se suelte.
Nos quedará así:
 
Con los huesos, una zanahoria y medio puerro hacemos un poco de caldo que luego utilizaremos al cocinar el pollo.

Preparamos el relleno con la carne picada y las salchichas, a las que les sacaremos la piel.

Añadimos un huevo crudo, los tomates secos picados, el ajo molido, el perejil, los pistachos, un chorrito de brandy y la sal.
Mezclamos todo bien.
Yo hoy le puse este relleno, pero podemos hacerlo con otros ingredientes que nos gusten más o nos coincidan mejor.
 Rellenamos el pollo, introduciendo bien el relleno en los muslos y las alas y tratando de darle la forma del pollo entero.

Ahora con una aguja gruesa y un cordón de cocina lo cosemos por la parte le la espalda y lo mismo en la abertura que tiene por delante. Atamos las puntas de las alas y los muslos para que no se salga el relleno. Bridamos el pollo para que conserve la forma al cocinarlo.

Lo ponemos en una fuente de horno, lo salamos, rociamos con un chorro de aceite y le añadimos una cebolla cortada en trozos grandes.

Horneamos con la parte de la pechuga hacia arriba a 200º hasta que esté dorado.

Le damos la vuelta, poniendo la pechuga hacia abajo y añadimos tres vasos de caldo y el vasito de vino blanco. Ponemos también alrededor las patatas cortadas en cuatro trozos a lo largo y un poco torneadas. Dejamos cocinar media hora a 200º. Retiramos la mayor parte de la salsa y la reservamos. Le damos la vuelta al pollo poniendo la pechuga hacia arriba, dejamos las patatas alrededor y dejamos cocinar otros veinte o treinta minutos, hasta que esté bien doradito. Le sacamos todos los hilos y emplatamos.
Lo podemos presentar entero con las patatas alrededor.
Calentamos la salsa que habíamos reservado y la servimos en una salsera aparte.
Yo lo acompañé con pimientos de piquillo.

Frío lo podemos comer como un sabroso fiambre.