Pincha sobre las fotos para aumentar su tamaño.
Generalmente las cantidades son para cuatro personas.

domingo, 10 de diciembre de 2017

Sopa de hígado


Esta receta (les sopes de fégadu) es de la cocina tradicional española, concretamente asturiana. Se elaboraba en las matanzas caseras con el hígado del cerdo recién sacrificado.
Actualmente no es muy habitual ver este plato en las cartas de los restaurantes pero todavía hay  algunos lugares que siguen conservando la tradición.
La receta varía ligeramente según el cocinero pero los ingredientes principales permanecen inalterables.




Ingredientes:
300 grs. de hígado de cerdo o ternera
1 cebolla mediana
2 dientes de ajo
100 grs. de pan del día anterior con bastante miga
4 cucharadas de aceite de oliva
1 cucharadita de postre de pimentón dulce
½ cucharadita de postre de pimentón picante
1 hoja de laurel
1 litro de agua

Si preferimos podemos poner caldo en lugar de agua pero para mí parecer no es necesario.
El pimentón lo ajustaremos a nuestro gusto, con más o menos picante, incluso solamente con dulce, aunque el picante le da un toque de alegría.
El pan si no queremos remojarlo lo cortaremos en trozos pequeños y finos.

Ponemos el pan a remojo y cortamos el hígado en trozos pequeños, sacándole los nervios o pieles si las tuviera.
Después de remojado el pan lo escurrimos, desmenuzamos y ponemos en una olla con el agua y la hoja de laurel.
Cortamos finamente la cebolla y el ajo. Los pochamos en una sartén con las cuatro cucharadas de aceite, cuando estén listos ponemos el pimentón y a continuación el hígado, removiendo constantemente dos o tres minutos sin dejar que se queme el pimentón.
Volcamos en la olla del pan, salamos y cocinamos a fuego lento durante cuarenta y cinco minutos, removiendo de vez en cuando para que no llegue a agarrarse al fondo.
Servimos bien caliente.

viernes, 8 de diciembre de 2017

Salmonetes a la catalana y a la plancha

El salmonete es un pescado de roca muy apreciado por su carne blanca y firme que nos recuerda un poco a ciertos mariscos.
Ahora en el otoño es cuando está en su mejor momento y dependiendo de la época del año puede ser un pescado blanco o azul, considerando la grasa que tiene en cada ocasión.


Salmonetes a la catalana


En esta receta que hoy hacemos con salmonetes podemos utilizar otros pescados como dorada, lubina, bacalao, sargo…

Ingredientes:
4 salmonetes de ración
4 tomates maduros
1 cebolla
4 dientes de ajo
Perejil
Un chorro de vino blanco
Una cucharada de alcaparras (opcional)
4 cucharadas de aceite de oliva
Pan rallado
Sal





Limpiamos los salmonetes si es que no lo han hecho en la pescadería, ponemos especial cuidado en que estén bien desescamados ya que si nos quedan escamas arruinarán el plato. Salamos.





En una sartén con las cuatro cucharadas de aceite pochamos la cebolla picada, cuando esté añadimos un chorro de vino blanco, dejamos evaporar ligeramente.  Incorporamos los tomates pelados y cortados en dados y salamos. Cocinamos hasta que el tomate se ablande y podamos chafarlo con un tenedor, en ese momento añadimos las alcaparras si es que optamos por ponérselas ( para mi gusto le dan un punto muy bueno al plato) y retiramos del fuego.


Majamos los ajos con el perejil y reservamos.




Ponemos en el fondo de un recipiente para horno la salsa que hemos preparado, colocamos encima los salmonetes, los regamos con un hilillo de aceite de oliva y les espolvoreamos encima pan rallado.
Sobre la salsa repartimos el majado de ajo y perejil.



Los  metemos en el horno precalentado a 200º durante unos quince o veinte minutos, cuando el ojo se pone blanco están en su punto.
Los podemos acompañar con arroz blanco.

Salmonetes a la plancha con salsa Mery


Ingredientes:
Salmonetes
Aceite
Sal
Salsa Mery (receta aquí)

Limpiamos y preparamos los salmonetes como en la receta anterior.
Los hacemos a la plancha en una sartén o parrilla ligeramente engrasada, más o menos un minuto y medio por cada lado.
Los retiramos y servimos acompañados de patatas fritas, champiñones a la plancha y salsa Mery.

miércoles, 29 de noviembre de 2017

Doncellas fritas con patatas y alioli


La doncella es un pescado de roca de un atractivo color rojo por fuera y una carne blanca por dentro.
La forma más común de prepararlas es en caldeirada o guisadas cuando son de un buen tamaño y fritas cuando son un poco más pequeñas.
Éstas que compré hoy son de ración y las hice fritas.


Ingredientes
4 doncellas de ración
Un trozo como una nuez de unto
Aceite de oliva
Sal
Harina
Patatas cocidas
Alioli (receta aquí)

Yo les pongo un trocito de unto en el aceite porque me gusta el punto que les da, pero si no nos agrada las freímos solamente con aceite.
Limpiamos las doncellas (si no lo hizo el pescadero), las lavamos y secamos con papel de cocina.
Les ponemos la sal.
En una sartén que nos quepan las doncellas enteras ponemos el aceite para freír con el unto, lo vamos calentando a fuego lento para que se vaya derritiendo el unto.
Cuando está caliente enharinamos las doncellas y las freímos a fuego medianamente fuerte para que se vayan poniendo crujientes por fuera y queden jugosas por dentro, más o menos dos minutos por cada lado.
Las retiramos sobre papel absorbente y las presentamos con la guarnición  que nos agrade.
Yo las acompañé de patatas con alioli.
Si las queremos hacer guisadas las podemos hacer con la misma receta de la maragota (receta aquí), y si en caldeirada, con la que utilizamos para el rodaballo (receta aquí),

lunes, 27 de noviembre de 2017

Pollo al chilindrón


Ingredientes:
1 pollo en trozos grandes
100 grs. de jamón serrano en taquitos
6 cucharadas de aceite de oliva
1  cebolla
2 dientes de ajo
1 pimiento rojo
1 pimiento verde
3 tomates
½ vaso de vino blanco
1 cucharadita de pimentón dulce
Pimienta
Tomillo (opcional)
Sal

El pollo podemos ponerlo con piel o sin piel, yo prefiero hacerlo con la piel y si se la saco lo hago después de cocinado, antes de servirlo en la mesa.
Ponemos una olla al fuego con las seis cucharadas de aceite, echamos los taquitos de jamón, los freímos un minuto e incorporamos el pollo troceado, lo doramos por todas partes a fuego fuerte. Cuando esté dorado, sin sacar el pollo y el jamón de la cacerola, incorporamos los pimientos, el ajo y la cebolla troceados, los sofreímos durante diez minutos a fuego poco fuerte, ponemos la cucharadita de pimentón y los tomates pelados y troceados.
Añadimos el  vino blanco, la pimienta, el tomillo y la sal. Tapamos la olla y cocinamos a fuego lento hasta que esté el pollo tierno.
Si hiciese falta podemos añadirle un poco de agua, pero si lo mantenemos a fuego lento no es necesario, con los jugos de las verduras y el vino es suficiente.
Podemos servirlo acompañado de patatas fritas o de arroz blanco.


domingo, 26 de noviembre de 2017

Magdalenas


Ingredientes:
4 huevos (220 grs)
150 ml. de aceite de oliva o girasol
70 ml. de leche
8 grs. de levadura en polvo
220 grs de azúcar
1 cucharada de miel
250 grs. de harina
Ralladura de limón
Una pizca de sal

Con estas cantidades salen unas veinte o veintidós magdalenas.

Batimos los huevos con el azúcar hasta que doblen su volumen, añadimos el aceite, la leche, la ralladura de limón, la miel y la sal. Batimos nuevamente hasta que esté todo bien mezclado.
Por último ponemos la harina con la levadura y removemos con una espátula y con movimientos envolventes hasta que la harina se integre bien con el resto de los ingredientes.
Guardamos en la nevera hasta que esté el preparado bien frío, tres o cuatro horas, incluso podemos dejarlo toda la noche.
Calentamos el horno a 250º, cuando esté caliente vamos rellenando los moldes de las magdalenas sin llegar hasta el borde, les ponemos un poco de azúcar por encima  y los colocamos dentro de unos recipientes para  muffins, yo utilicé unos que tenía de aluminio desechables.
Introducimos en el horno bajando la temperatura a 200º por espacio de quince minutos.


Tres cosas importantes para que las magdalenas suban bien son:
Guardar la masa en la nevera hasta que esté bien fría.
Precalentar el horno a 250º y bajarlo a 200º al meterlas.
Poner las cápsulas de papel de las magdalenas dentro de moldes para que no se esparramen hacia los lados.
En el que las puse hoy no es el más apropiado, aparte de que les cuesta cocerse por el fondo, deberían ser más altos.






Este sería más adecuado.

Las de esta foto las hice en moldes de silicona con forma de corazón.

jueves, 23 de noviembre de 2017

Compota de manzana con pasas


Ingredientes:
2 kg. de manzanas
1/2 vasito de vino blanco o una copa de brandy
1 vaso de agua
Azúcar al gusto
Canela molida
4 cucharadas de pasas variadas (opcional)

Ponemos las manzanas lavadas y troceadas a cocer en una cacerola con el vasito de vino y el agua, cuando estén blandas añadimos el azúcar y la canela; dejamos cocinar cinco minutos más y si queremos la pasamos por la batidora, pero si nos gusta encontrar los trozos la dejamos ya así.
En cuanto la retiramos del fuego añadimos las pasas para que se ablanden e integren con la compota pero que no se cocinen.
La cantidad de azúcar aparte de nuestro gusto depende de la madurez y variedad de las manzanas utilizadas.

Crema de champiñones


Ingredientes:
300 grs. de champiñones
1 patata mediana
1 cebolla mediana
2 dientes de ajo
La parte blanca de un puerro
2 cucharadas de aceite
1 cucharada de mantequilla
1 l. de caldo de pollo (o agua con una pastilla de caldo)
Sal
Pimienta

Cortamos la cebolla, el puerro y el ajo en trozos, no hace falta que sean pequeños ya que luego los vamos a triturar, los pochamos ligeramente en una olla con el aceite y la mantequilla.
Lavamos y troceamos los champiñones y los añadimos a la olla junto con la patata pelada, lavada y en trozos.
Cubrimos con el caldo y cocinamos durante media hora, sazonamos con la pimienta, rectificamos de sal y trituramos.
La servimos adornada con un crujiente de jamón y un hilo de aceite de oliva virgen.

sábado, 18 de noviembre de 2017

Galletas craqueladas de limón (Lemon crinkle)




Ingredientes:
40 grs. de mantequilla a temperatura ambiente
1 huevo a temperatura ambiente
50 grs. de azúcar
140 grs. de harina
1 cucharadita de postre de levadura en polvo
Ralladura de un limón
1 cucharada de zumo de limón
Un pellizco de sal

Azúcar glas para rebozarlas


Ponemos en un cuenco la mantequilla con el azúcar, la ralladura de limón y el zumo mezclamos bien y le añadimos el huevo. Removemos bien con un tenedor o una espátula e incorporamos la harina tamizada con la levadura.



Cuando esté la harina bien integrada formamos una bola, la envolvemos en papel film y la dejamos en la nevera una hora para que esté fría y sea mas fácil de moldear.
Transcurrido ese tiempo dividimos la masa en pequeñas porciones más o menos del mismo tamaño (me dio para doce) y a continuación les vamos dando forma de bolitas.











Las pasamos por azúcar glas.














Las vamos colocando en la bandeja del horno forrada con papel vegetal.
Las colocamos un poco separadas ya que al hornearse aumentan de volumen.






Horneamos a 180º durante unos quince minutos.


viernes, 17 de noviembre de 2017

Manitas de cerdo (patas) en salsa y rebozadas


Los gallegos no somos muy dados a utilizar las patas de cerdo frescas en nuestros platos.
En las matanzas caseras se salaban, un par por cada cerdo sacrificado, que eran las correspondientes a los jamones; las otras dos también se salaban pero no se separaban de los lacones.
Hoy en día en el mercado las encontramos tanto frescas como saladas, siendo estas últimas las más utilizadas en nuestra cocina; después de desalarlas es cuando las incorporamos en los cocidos, caldos, fabadas...
Hoy, haciendo una excepción, preparé unas patas sin salar: rebozadas y en salsa.

Son recetas de la cocina tradicional española, aunque actualmente estos platos de casquería no soy muy apreciados, particularmente por la gente joven.


Cuando compremos las patas de cerdo le pediremos al carnicero que nos las abra al medio, generalmente ya las venden así pues en casa no resulta fácil cortarlas.
Las chamuscamos si traen algún pelo y las lavamos bien. Las ponemos en una olla con una cebolla, un trozo de puerro, pimienta en grano, dos clavos, una hoja de laurel, sal y agua que las cubra.






Las cocinamos hasta que estén muy blandas, en una olla normal sobre dos horas y si es en olla rápida unos cuarenta minutos. El tiempo dependerá de lo tiernas que sean las patas.
Cuando estén cocidas las retiramos del agua y las dejamos entibiar.







Les retiramos los huesos, que al estar las patas templadas y bien cocidas se desprenden con mucha facilidad. Yo acostumbro a dejar exclusivamente los de las pezuñas porque me parece que tienen mejor presentación, sobre todo para rebozarlas, si son para preparar en salsa podemos retirarlos  todos.








Dejamos que se enfríen por completo, para así poder manejarlas mejor, ya que al enfriarse cogen consistencia y no se nos desmoronan.





Cuando estén completamente frías ya están listas para poder prepararlas de una u otra manera.

Manitas de cerdo en salsa

Ingredientes:
2 patas de cerdo abiertas a la mitad, cocidas y deshuesadas según las instrucciones anteriores.
1 cebolla mediana en trozos no muy pequeños
1 pimiento verde italiano troceado
4 cucharadas de aceite de oliva
1 tomate grande
½ cucharada de harina
1 cucharadita de pimentón dulce
Cayena al gusto
1 vaso de agua de cocer las patas
2 dientes de ajo
Perejil


Pochamos a fuego lento la cebolla y el pimiento en las cuatro cucharadas  de aceite.
Cuando la cebolla y el pimiento estén blanditos añadimos la harina, la freímos un minuto para que no sepa a crudo y añadimos el pimentón; antes de que se queme incorporamos el tomate troceado y el vaso de caldo de cocer las patas. En este momento ponemos la cayena, si es que nos gusta, para mí gana mucho con un toque picante.
Cocinamos quince minutos a fuego bajo y trituramos esta salsa con la batidora hasta que quede bien fina.
La volvemos a poner al fuego y añadimos la pata troceada y los ajos majados con el perejil. Cocinamos cinco minutos todo junto y está listo para servir.

Manitas de cerdo rebozadas

Ingredientes:
2 manitas cocidas y deshuesadas como está explicado al principio de esta entrada.
2 huevos
Harina
Aceite para freír


Simplemente pasamos las patas cuando están bien frías por harina y huevo batido.
Freímos en aceite caliente, con cuidado porque salpican bastante, hasta que estén doradas.
Podemos servir con una salsa de nuestro gusto y también acompañadas de ensalada.

miércoles, 8 de noviembre de 2017

Judías verdes con calabaza y chorizo


Ingredientes:
500 grs. de judías verdes
300 grs. de calabaza
2 chorizos poco curados
La parte blanca de un puerro
2 dientes de ajo
½ cebolla
4 cucharadas de aceite
Pimienta negra

Cortamos en trozos pequeños el puerro, la cebolla y los ajos.
Ponemos una olla al fuego con el aceite, echamos las verduras y el chorizo en rodajas, pochamos todo a fuego lento.
Incorporamos a la olla las judías lavadas y troceadas, la calabaza cortada en trozos no muy grandes y la pimienta.  Cubrimos con agua y dejamos cocer a fuego lento hasta que las verduras estén tiernas.
Servimos caliente.

Magdalenas y madeleines de naranja

Madeleines es como se llaman en francés unos pequeños bizcochitos en forma de concha. Es la forma de presentación de las magdalenas francesas.
Con la misma receta hacemos las magdalenas y las madeleines, hay una gran variedad, hoy las vamos a hacer de naranja.





Ingredientes:
4 huevos
280 grs. de harina
70 ml. de zumo de naranja
120 ml. de aceite de oliva suave
12 grs. de levadura en polvo (un poco más de 1/2 sobre)
200 grs. de azúcar
Ralladura de naranja

Batimos los huevos con el azúcar hasta que estén bien espumosos; añadimos el zumo de naranja con el aceite y la ralladura. Batimos de nuevo hasta que esté bien mezclado y añadimos la harina con la levadura tamizadas.
Integramos con movimientos envolventes y guardamos en la nevera un rato para que coja frío (más o menos una hora) y con el contraste del calor del horno salgan más esponjosas.
Calentamos el horno a 250º y en el momento de hornear bajamos la temperatura a 200º.
Llenamos los moldes casi hasta el borde y horneamos unos quince minutos, sobre la rejilla y en la parte central del horno; de todas maneras estaremos vigilantes de que no se quemen o se pasen de cocción.
Les podemos espolvorear azúcar glas.






Este es el molde utilizado para hacer las madeleines.








Para las magdalenas utilizamos los moldes de papel, pero antes de introducirlas al horno los metemos en otro molde rígido para que crezcan hacia arriba y no hacia los lados. Yo los puse en unas flaneras individuales.









Llenamos el molde de papel casi hasta el borde y ponemos por encima un poco de azúcar.





Horneamos igual que con las madeleines, horno precalentado a 250º, al introducirlas bajamos a 200º y horneamos sobre quince minutos.


sábado, 28 de octubre de 2017

Caldeirada de rodaballo


La caldeirada es un guiso de pescado típico de Galicia y del norte de Portugal.
Se puede hacer de varios pescados como rape, merluza, rodaballo, raya… o de uno sólo como la que hicimos hoy.






Ingredientes:
4 patatas grandes
1,5 kg. de rodaballo en rodajas gruesas
1 cebolla mediana
8 cucharadas de aceite de oliva
3 dientes de ajo
1 cucharadita de pimentón dulce
1 cucharada de vinagre (opcional)



En una cacerola con agua y sal ponemos a cocer las patatas cortadas en rodajas gruesas con la cebolla entera.
Mientras se cuecen las patatas ponemos el aceite en una sartén con los ajos troceados, cuando estén dorados retiramos la sartén del fuego, dejamos enfriar un poco el aceite para  poner la cucharadita de pimentón y que no se nos queme, a continuación  es el momento de añadir el vinagre si es que optamos por ponerlo.
Cuando las patatas estén casi cocidas retiramos la cebolla, ponemos sobre las patatas las rodajas de rodaballo, tapamos la cacerola y dejamos cocinar cinco minutos.
Escurrimos el agua de la cacerola, podemos guardar  una poca, si es que nos gusta con algo de líquido, para añadir al refrito. Echamos éste por encima del pescado y las patatas.

Sardinas lañadas


En Galicia las sardinas tienen un gran protagonismo en la temporada veraniega, es cuando se encuentran en sazón y nos ofrecen todas sus cualidades.
Aunque es lo más usual, es un error limitarse a comerlas  exclusivamente asadas, hay otras muchas formas de prepararlas que también resultan exquisitas: fritas, rebozadas, en empanadas, “afogadas”, lañadas…
Hoy precisamente apuntamos a la preparación de estas últimas, muy típicas de Pontedeume, aunque en esta localidad suelen hacerse a la plancha y aquí las pondremos cocidas.
Desde siempre los gallegos conservaron el pescado en sal y el lañado es una de las formas de hacerlo, es una técnica que se aplica a diversos pescados. Actualmente ésta forma de preparar las sardinas se reserva a ocasiones  muy puntuales, no como antiguamente que era uno de los pocos métodos utilizados para conservarlas.
Yo pongo mi granito de arena  para procurar que no se olviden recetas tan tradicionales.


Ingredientes:
Sardinas
Sal gruesa
Patatas

Les sacamos la cabeza y la tripa, les ponemos sal en su interior y las colocamos en un recipiente con una capa de sal en el fondo y otra capa cubriéndolas.
Yo las escamo antes de salarlas pero hay quien las sala con la cabeza y las escamas y también hay partidarios de retirarles la espina central.
A mi particularmente me gustan más sin abrir, sobre todo si es como hoy para hacerlas cocidas.







Se dejan en sal desde un día hasta cinco o seis, si las dejamos un solo día no hace falta desalarlas para su preparación, pero si permanecen más días en la sal las pondremos a desalar en agua como cualquier otro pescado salado.
Las sacamos de la sal y las lavamos.



En esta ocasión las tuve dos días escasos en la sal y las puse a remojo tres horas antes de cocinarlas.
Ponemos a cocer las patatas cortadas en rodajas gruesas y sin pelar, cuando están cocidas echamos las sardinas a cocer durante un espacio corto de tiempo, dos o tres minutos como máximo.
Las emplatamos con las patatas en el fondo del plato y las sardinas por encima, podemos regar con aceite y acompañarlas de tomate, cebolla, pimientos…
Yo les puse un poco de aceite de oliva por encima y las acompañé de unos pimientos de Padrón.

jueves, 26 de octubre de 2017

Caldo gallego de fréjoles (judías verdes)


Lo titulo caldo de fréjoles pues antiguamente se utilizaba más ese término que el de caldo de judías y es un caldo que últimamente se hace muy poco, dejando el protagonismo al de grelos o repollo.
Las judías verdes se cultivaban en Galicia en la época veraniega.  En tiempos de mi niñez no se comercializaban todo el año como ahora, y como tampoco se disponía de congeladores para guardarlas, cuando llegaba la abundancia de las judías en las huertas había que consumirlas. Una de sus preparaciones era el caldo de fréjoles.
Yo lo he comido hecho de dos maneras distintas, una que lleva carne salada y otra que solamente lleva un poco de unto y un refrito. Los dos están ricos pero si me tengo que decantar por una de las dos lo hago por esta última.


Ingredientes:
500 grs. de judías verdes
4 patatas medianas
½ cebolla
1 diente de ajo
Un trocito, como una nuez  de unto
1 cucharadita de postre de pimentón dulce
4 cucharadas de aceite
2,5 litros de agua, más o menos dependiendo de como nos guste de espeso.

Se da por descontado que las judías deben ser tiernas, sin hilos y las patatas de buena calidad (utilizo patatas gallegas Kennebec).

Ponemos una olla al fuego con agua, cuando empiece a hervir añadimos las judías despuntadas, cortadas en trozos y lavadas. A media cocción incorporamos las patatas chascadas en trozos pequeños.
Mientras se van cociendo ponemos una sartén al fuego con el aceite, el unto, la cebolla y el ajo bien picaditos, dejamos que se vayan haciendo a fuego lento, cuando esté la cebolla tierna y el unto de haya derretido ponemos el pimentón y rápidamente antes de que se queme  volcamos el refrito en la olla del caldo, dejamos cocer hasta que las judías y patatas estén en su punto y ya está listo.

De todas maneras si se prefiere hacer con carnes aquí pongo la receta:

Ingredientes:
500 grs. de judías verdes
4 patatas medianas
Carne salada de cerdo (espinazo, costilla, codillo de jamón, lacón, oreja, rabo, cabeza, tocino…)
1 hueso de ternera (opcional)
1 o 2 chorizos poco curados.
3 litros de agua
Un trozo de unto del tamaño de una nuez

El día anterior ponemos las carnes que  vayamos a utilizar a remojo para desalarlas.
Ponemos una olla con el agua y las carnes que vayamos a utilizar al fuego, cocinamos hasta que estén tiernas, las retiramos y echamos las judías lavadas y troceadas. Cuando las judías estén a medio cocer añadimos las patatas chascadas en trozos no muy grandes y los chorizos.
Cocinamos unos treinta minutos hasta que esté todo bien cocido. Al finalizar la cocción lo ajustamos de sal, porque hay que contar la que proporcionan las carnes, ya que aunque estén desaladas siempre aportan sal.
A este caldo no le ponemos refrito porque con la grasa y sustancia que dan las carnes no es necesario.

sábado, 21 de octubre de 2017

Aros crujientes de cebolla


Ingredientes:
2 cebollas medianas
1 huevo
100 grs. de harina
1 cucharadita de pimentón dulce
½ sobre de levadura en polvo
150 ml. de agua
Pan rallado
Sal
Aceite para freír



Cortamos las cebollas en rodajas de un poco más de medio centímetro; separamos los aros con cuidado de no romperlos.
No utilizamos cebollas muy grandes ya que nos quedarían unos aros de gran tamaño.
Los aros demasiado pequeños es preferible guardarlos para utilizar en otro plato.






Mezclamos la harina con el pimentón y la levadura. Vamos pasando los aros por ella.










Cuando hayamos pasado todos los aros, echamos sobre la harina el huevo, el agua y la sal. Mezclamos bien con la batidora para que no quede ningún grumo.











Vamos introduciendo cada aro en la pasta que hicimos, lo sacudimos bien y lo envolvemos en el pan rallado.














Freímos en aceite caliente, aunque no en demasía.
Si los cubre ya no hace falta darles la vuelta.
Los vigilamos para que no se quemen porque se fríen en unos segundos.