Pincha sobre las fotos para aumentar su tamaño.
Generalmente las cantidades son para cuatro personas.

martes, 29 de agosto de 2017

Salpicón de pulpo


El salpicón es un plato muy socorrido sobre todo en verano. Como está fresquito nos ayuda a paliar los efectos del calor, se puede hacer con antelación y gusta a casi todos. Aunque en el invierno también resulta apetitoso, sobre todo como primer plato.
Yo casi siempre me decanto por el de pescado y marisco pero podemos hacerlo solamente de pescado, de mariscos o de pulpo como éste.
Le podemos añadir unos langostinos o gambas, aunque no es necesario, incluso podemos aprovechar para hacerlo cuando nos sobra pulpo de otras preparaciones.


Ingredientes:
1 pulpo pequeño
2 cebolletas pequeñas (o cebollas)
1 bote de 80 grs. de pimientos morrones
10 o 12 langostinos (opcional)
Perejil fresco
3 huevos cocidos
Aceite de oliva
Vinagre de manzana
Sal

Las cantidades que pongo son orientativas, ya que es un plato en el que no hay que utilizar unas cantidades exactas, las podemos ajustar a nuestro gusto.
Pongo pimientos en conserva porque me gustan más para los salpicones, pero se pueden poner frescos, tanto rojos como verdes.
El pulpo lo podemos comprar cocido, si no es así lo cocemos y dejamos enfriar. Lo cortamos en rodajas no demasiado gruesas.
Picamos las cebolletas en daditos pequeños, lo mismo los pimientos y los huevos.
Si ponemos los langostinos, después de cocidos y pelados los cortamos en rodajas.
En un bol mezclamos todos los ingredientes, le picamos el perejil, salamos, ponemos vinagre a muestro gusto y echamos abundante aceite de oliva.
Removemos y dejamos reposar en la nevera unas horas, de un día para otro está mejor todavía. Lo sacaremos un rato antes de llevarlo a la mesa para que no esté demasiado frío.

Chipirones a lo Pelayo


Ingredientes:
½ kg. de chipirones
2 cebolletas (o cebolla)
1 diente de ajo
Un chorro de vino blanco
2 pimientos verdes italianos (opcional)
5 cucharadas de aceite de oliva
Sal
Pimienta

A poder ser utilizaremos chipirones frescos, es cierto que tienen un precio elevado pero merece la pena.
Limpiamos los chipirones sin vaciarlos ni separar las patas de la bolsa. Les retiramos la pluma, los ojos, el pico y los lavamos bajo el grifo, dejamos escurrir y los secamos con papel de cocina.
Ponemos en la sartén con el aceite la cebolla cortada en juliana y el ajo en trocitos pequeños. Si optamos por ponerle pimiento (yo hoy no lo hice, pero generalmente sí) también lo agregamos a la cebolla y el ajo. Vamos sofriendo el conjunto a fuego muy bajo, cuando está a medio hacer añadimos el chorro de vino blanco y mantenemos a fuego suave hasta que esté muy pochado todo.


Retiramos de la sartén y en el aceite que quedó, si hace falta añadimos un poco más, vamos friendo ligeramente a fuego fuerte los chipirones.


Les damos la vuelta, añadimos la cebolla que habíamos retirado, salamos y ponemos la pimienta.


Cocinamos unos tres o cuatro minutos todo junto y servimos junto a unas patatas cocidas.

Brochetas de cerdo adobado, con champiñones y calabacín


Ingredientes para 4 brochetas:
20 tacos de carne de cerdo adobada
1 calabacín
4 champiñones medianos
Sal Maldon
Salsa Mery (receta aquí)

Puse carne de cerdo adobada, pero igualmente podemos utilizar ternera o pollo.
La podemos comprar adobada, adobarla nosotros mismos o utilizarla sin adobar, lo que sí procuraremos es que sea de un corte tierno.






Cortamos el calabacín en lonchas finas y o bien lo hervimos o lo ponemos unos minutos en el microondas, para que se ablande un poco y no se rompa al hacer los rollitos.




Lavamos los champiñones y los cortamos a la mitad, enrollamos el calabacín y vamos insertando en la brocheta: carne, champiñón, carne, calabacín, carne, champiñón, carne, calabacín y carne.


Salamos con sal gruesa o Maldon y servimos acompañadas de salsa Mery.

lunes, 28 de agosto de 2017

Salsa filetto


Una salsa tradicional de las más sencillas para acompañar pasta.

Ingredientes:
600 grs. de tomates maduros (a poder ser pera)
3 cucharadas de aceite de oliva
2 o 3 dientes de ajo, según tamaño
Sal
1 guindilla (opcional)

Aparte de los ingredientes mencionados hay diversidad de recetas en las que le añaden cebolla, albahaca, queso, pimentón… eso ya va en las preferencias de cada uno, yo la prefiero sencilla.






Picamos menudos los ajos y los sofreímos con la guindilla  en las tres cucharadas de aceite.
Cuando empiecen a coger color añadimos los tomates pelados y cortados en trozos.



Los sofreímos a fuego bastante fuerte durante diez o quince minutos, es una salsa que lleva el tomate como salteado, no demasiado cocinado. Cuando empiece a ablandarse lo aplastamos con un tenedor, salamos y separamos del fuego.





Aquí la presentamos acompañada de espagueti.


viernes, 25 de agosto de 2017

Gambas al ajillo y gambas salteadas

La gambas las compraremos sin pelar, las que venden congeladas y peladas para mi gusto son de muy mala calidad.

Si las queremos hacer a la plancha las dejamos sin pelar, pero si no es así las lavamos, las pelamos y las secamos bien.

Ahora ya están preparadas para utilizar.

Al ajillo

Ingredientes:
Para 1 cazuela
1/4 kg. de gambas
3 dientes de ajo grandes
1 guindilla o cayena
100 ml. de aceite de oliva
Sal






Ponemos el aceite en la cazuela y en el freímos los ajos, que previamente habremos pelado y cortado en láminas, con la guindilla, hasta que empiecen a tomar color.











Incorporamos las gambas, salamos y cocinamos un minuto, retiramos y presentamos en la mesa  cuando aún están hirviendo.





Salteadas con ajo y perejil

Ingredientes:
¼ kg de gambas
2 dientes de ajo grandes
Perejil
Sal
2 cucharadas de aceite de oliva

Trituramos el ajo y el perejil.
Ponemos una sartén al fuego con las dos cucharadas de aceite, cuando esté bien caliente incorporamos las gambas y a continuación el ajo y perejil, salamos y dejamos un minuto al fuego dándole vueltas constantemente.
Retiramos y servimos antes de que se enfríen.

Distintas variedades tradicionales de tomate gallego



En los últimos tiempos se están recuperando excelentes variedades tradicionales de tomates que se cultivaban en Galicia  y que casi habían desaparecido ante otras variedades quizás más productivas.
De la provincia de La Coruña provienen las siguientes: Negro de Santiago, Avoa de Osedo, Apementado, Convento, Taller de Lubre, Corazón de Miño, Amarante, José Luis y Pili San Fiz.
Últimamente ya se elevaba a veinte el número de variedades recuperadas en toda Galicia por los centros de investigación. Fue posible gracias a que familias de labradores preservaban la semilla desde generaciones anteriores, por eso estas variedades reciben el nombre de los que las conservaban y de los lugares donde fueron recogidas, aunque seguramente habría muchas más por otros lugares gallegos.

A pesar de que de momento están muy poco comercializadas, conseguí estas variedades de pequeños agricultores  ecológicos gallegos:

Avoa de Osedo


Negro de Santiago



Taller de Lubre

sábado, 12 de agosto de 2017

Sopa de picadillo


Ésta es una sopa de la cocina tradicional, concretamente de la comunidad autónoma andaluza.
Es nutritiva, fácil de preparar y lo mismo nos sirve como primer plato para un almuerzo o como plato único para una cena.
Aunque es más frecuente prepararla en tiempo de frío, nos entona el cuerpo sobre todo en caso de resfriados o gripe, no es un plato demasiado contundente que no apetezca en tiempo más caluroso, yo la preparo con menor frecuencia que en el invierno pero de vez en cuando también me apetece hacerla en verano.
Aunque la receta base es la misma su preparación suele tener ligeras diferencias propias de cada casa. 

En esta foto está hecha con sémola de trigo en lugar de fideo o arroz.





Ingredientes:
½ pollo
1 hueso de ternera (caña o rodilla) o un trozo de ternera con hueso
1 trozo de jamón
2 zanahorias
½ puerro
2 dientes de ajo
½ cebolla
Fideos para sopa o arroz
2 huevos cocidos
Picatostes
Hierbabuena (opcional)



Generalmente hago bastante caldo porque si me sobra lo guardo en la nevera para otros platos, o si no lo voy a utilizar en esos días lo congelo y siempre está bien tener un poco de caldo a mano.
Ponemos todos los ingredientes al fuego en una olla con tres litros de agua. Dejamos cocer a fuego lento durante una hora.
Retiramos las carnes y lo desengrasamos.
Colamos el caldo necesario a otra olla y en el cocemos los fideos o el arroz, según lo que hayamos elegido; la cantidad depende de lo espesa que nos guste.
Cortamos las carnes en trozos pequeños.
Cortamos los huevos en trocitos.
Ponemos la sopa en una sopera y añadimos las carnes, el huevo picado y una ramita de hierbabuena si hemos optado por ponérsela. En el último momento ponemos los picatostes para que conserven el crujiente.
Los picatostes los hacemos cortando pan en daditos y friéndolos en aceite caliente hasta que se doren.
Yo prefiero poner la sopa en la sopera, y las carnes, los huevos y los picatostes directamente en la mesa para que cada uno se sirva lo que prefiera.

Ensalada de lechuga, zanahoria y queso fresco con frutos secos


Una ensalada fresca y sana con un toque de sabor y energía.

Ingredientes:
Lechuga
Zanahoria
Queso fresco
Mix de frutos secos y frutas desecadas
Aceite
Vinagre de manzana
Sal

No pongo cantidades ya que son variables adaptadas al gusto de cada uno.
Lavamos la lechuga, la secamos y cortamos en trozos no muy grandes.
Rallamos la zanahoria.
Cortamos el queso en daditos.
Ponemos la lechuga en una fuente, añadimos la zanahoria y el queso.
Salamos y aliñamos con el aceite y vinagre.
Repartimos por encima los frutos secos. Yo utilicé un mix compuesto de almendras troceadas, pipas de girasol, arándanos, pasas y albaricoques, que es el que le da un toque especial a esta ensalada.

Fritura de boquerones y guindillas dulces


Un plato de picoteo o para una cena en una tarde-noche de verano.

Ingredientes:
Boquerones
Guindillas dulces
Harina (a poder ser de frituras)
Aceite de oliva
Sal gruesa

Limpiamos los boquerones retirándoles la cabeza y la tripa, los lavamos bien, los secamos y les ponemos la sal.
Retiramos el tallo de las guindillas, las lavamos y con papel de cocina las secamos bien para que no salpique el aceite al ponerlas en la sartén.
Disponemos dos sartenes con aceite de oliva, abundante en la que vamos a freír los boquerones y escaso en la de las guindillas.
Ponemos las sartenes al fuego y cuando esté el aceite caliente freímos los boquerones después de pasarlos por harina. El aceite debe estar bastante caliente para que se doren rápidamente por un lado, darles la vuelta y que queden crujientes por fuera y jugosos por dentro. Retiramos sobre papel absorbente.
Las guindillas las echamos en la otra sartén con el aceite bien caliente, las salteamos dándoles vueltas continuamente y en un par de minutos están en su punto. Retiramos y salamos con sal gruesa.
Servimos todo recién frito. 

viernes, 11 de agosto de 2017

Smoothie de moras silvestres


Ingredientes:
100 grs. de moras
100 ml. de leche
1 yogur natural
3 cucharadas de leche condensada

Todos los lácteos los podemos poner desnatados.
Lavamos bien las moras.
Trituramos todos los ingredientes y colamos.
Si lo queremos bien frío congelamos las moras antes de hacer el batido, ponemos todos los ingredientes fríos y las moras congeladas, trituramos, colamos y servimos inmediatamente.
Lo podemos servir en copa o en vaso.


miércoles, 9 de agosto de 2017

Patatas a la importancia con almejas y langostinos


Este plato pensaba incluirlo en un apartado de la receta de patatas a la importancia, ya que es una variación de éste, pero está tan rico  que me pareció que merece una entrada solamente para él.
No cabe duda de que cuanto mejor sea la calidad, tanto de las patatas como de las almejas y langostinos, mejor quedará el plato.


Ingredientes:
4 patatas medianas
1 cebolla
2 dientes de ajo
6 cucharadas de aceite de oliva
Perejil
½ kg. de almejas
8 langostinos grandes
Harina de trigo
Un chorro de vino blanco
1 litro de caldo (el líquido que queda al abrir las almejas más caldo de pescado hasta completar el litro)
Aceite de oliva para freír las patatas

Hacemos un caldo en el que utilizaremos las cabezas de los langostinos y alguna cabeza o espinazo de pescado.
Las almejas que previamente habremos dejado un par de horas en agua con sal, las lavamos bien y las echamos en una olla sin agua ninguna, las ponemos al fuego y en cuanto se abran, dos o tres minutos, las retiramos. Guardamos el agua que soltaron y las dejamos enfriar.






Trituramos la cebolla con el ajo y el perejil.
Los sofreímos a fuego lento con las seis cucharadas de aceite.













Añadimos una cucharada de harina y freímos uno o dos minutos, dándole vueltas para que no se queme.













Ponemos el caldo de pescado unido al que soltaron las almejas y el chorro de vino blanco.









Las patatas que habremos cortado en rodajas gruesas las pasamos por harina y huevo batido y las vamos friendo en una sartén hasta que cojan color.











Las añadimos a la olla







Dejamos cocinar a fuego lento hasta que estén tiernas, unos quince o veinte minutos, con cuidado de que no se peguen al fondo de la olla.
Añadimos los langostinos pelados y las almejas que habremos desconchado, dejando unas pocas con la concha para adornar; cocinamos un par de minutos, adornamos con las almejas que habíamos reservado y dejamos reposar tapadas cinco minutos más.


Servimos calientes.

domingo, 6 de agosto de 2017

Calamares fritos, a la romana y a la andaluza. Bocadillo de calamares


No pensaba poner esta receta por lo sencilla que me parece pero me decidí a incluirla para aportar mi punto de vista sobre los calamares fritos. Hay partidarios de ponerles huevo en el rebozado, otros de pasarlos por harina solamente, incluso hay quien prefiere rebozarlos con diferentes pastas (Orly, tempura…) en las que se acostumbra a utilizar: agua, harina, leche, levadura, cerveza, claras a punto de nieve… para que aumenten bastante su volumen al freírlos, pero a mi forma de ver quedan más aceitosos.
A mí como más me gustan los calamares fritos es pasándolos únicamente por harina, aunque también están buenos a la romana que se pasan primero por harina y luego por huevo batido.






Limpiamos los calamares, separamos las patas de las bolsas y los lavamos bien.









Les retiramos la piel, que se saca fácilmente, y los cortamos de la forma deseada, en anillas o en tiras. Los secamos bien y los salamos.





Para freírlos a la andaluza los pasamos por harina que puede ser especial para frituras, de trigo o de trigo mezclada con harina de garbanzos. Los freímos en abundante aceite bien caliente y poniendo poca cantidad de cada vez.


Si los freímos a la romana los pasamos primeramente por harina de trigo y luego por huevo batido. Igual que los anteriores en aceite bien caliente y pocos de cada vez.


En las dos versiones se suelen acompañar de limón.

Y no podemos olvidar el tan típico bocadillo español:

El bocadillo de calamares


Simplemente abrimos un bollo de pan al medio y lo rellenamos con calamares recién fritos.

jueves, 3 de agosto de 2017

Palometa (castañeta) en salsa de tomate con pimientos


Ingredientes:
1 palometa
2 pimientos verdes grandes tipo italiano
Salsa de tomate casera (receta aquí)
4 cucharadas de aceite de oliva
Sal

A la  palometa hay que sacarle la piel, generalmente ya nos la venden sin ella pues el pescadero se encarga de retirarla, al mismo tiempo le decimos que nos saque la espina y nos la ponga en filetes.
Yo generalmente tengo la salsa de tomate ya hecha, pues cuando la preparo procuro hacer bastante cantidad y la sobrante la congelo en tarros de vidrio de varios tamaños, para, cuando la necesito, escoger el más apropiado a la cantidad que voy a usar en ese momento.





En una sartén con más o menos cuatro cucharadas de aceite freímos, a fuego lento, los pimientos que habremos lavado y cortado en tiras.
Los retiramos y en ese mismo aceite freímos ligeramente los filetes de palometa y retiramos junto a los pimientos.








Sobre el aceite que nos quedó en la sartén echamos la salsa de tomate, colocamos la palometa y los pimientos, salamos y llevamos a hervor.






En cuanto hierva la retiramos del fuego, dejamos reposar cinco minutos y servimos acompañada de patatas fritas.