Pincha sobre las fotos para aumentar su tamaño.

jueves, 9 de febrero de 2017

Tirabeques salteados y al vapor


Los tirabeques, también llamados bisaltos son una variedad de guisantes que se consumen sin desgranar.
Son una legumbre de temporada ya que solamente podemos disfrutarlos unas pocas semanas al año, finales de invierno y principio de primavera. Las semillas que tienen en su interior son pequeñas y lo que valoramos es la vaina, ya que si tuviesen las semillas muy desarrolladas  estarían demasiado formados y la vaina resultaría fibrosa y perdería su valor.
En la época de mi niñez, en mi casa, se cocinaban más o menos como las judías verdes y se acompañaban de huevos cocidos, hoy en día optamos por otras formas de prepararlos que resaltan más su delicado sabor.
Si los vamos a cocinar con otros alimentos de larga cocción los incorporamos en los últimos minutos para que conserven su textura crujiente, si los queremos consumir en ensalada los escaldaremos tres o cuatro minutos y a continuación los pasamos por agua con hielo para que no pierdan su verdor.








Los limpiamos cortando la punta  que estaría unida a la planta y arrastrando para sacar la hebra leñosa que generalmente tienen a lo largo en la unión de las valvas.
Si fuesen muy tiernos que no tuviesen hebra solamente los despuntaríamos por los dos lados.










Los lavamos y ya están listos para elaborar nuestros platos.










Los preparemos de una u otra manera son perfectos para comer como primer plato o para poner de guarnición con cualquier carne o pescado, lo mismo que formando parte de un plato con otras verduras.


Salteados
La mejor manera de consumirlos es salteados, así conservan muy bien el crujiente y su color verde.
Los ponemos en una sartén o wok con un poquito de aceite y los salteamos por espacio de 4 o 5 minutos, los retiramos, les ponemos sal Maldon y servimos inmediatamente.
 

Al vapor con patatas y zanahoria
También podemos optar por ponerlos cocidos o al vapor, si es así tendremos la precaución de cocerlos poco tiempo, porque enseguida se ablandan en exceso  perdiendo el crujiente que los caracteriza.
Aquí los acompañé de patatas y zanahorias.

Cocinamos al vapor las patatas y zanahorias, cuando les falte cinco minutos para estar cocidas es el momento de poner los tirabeques.
Les ponemos sal, aceite de oliva virgen y presentamos en la mesa recién cocinados.
También podemos aliñarlos con un refrito de ajo y pimentón dulce, incluso con unos taquitos de jamón.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada