Pincha sobre las fotos para aumentar su tamaño.

martes, 27 de abril de 2010

Bizcocho genovés y roscón gallego


Es un bizcocho base, es el más utilizado para tartas ya que es un bizcocho ligero y suave.

Ingredientes:
Por cada huevo una cucharada de azúcar y otra de harina.
No lleva levadura, aunque en caso de poca práctica, para mayor seguridad se le puede poner medio sobre.
En este caso lo hice de seis huevos y no le puse levadura.

Separamos las claras de las yemas

Encendemos el horno a 170º con calor por arriba y por abajo y turbo si lo tiene.

Batimos las claras a punto de nieve fuerte.

Aquí vemos el recipiente boca abajo y el merengue no se cae.

Le ponemos el azúcar.

Seguimos batiendo hasta que esté bien firme.

Añadimos las yemas.

Ahora la harina tamizada

Mezclamos con movimientos envolventes, sin batir.




















Untamos con mantequilla y enharinamos el molde.

Echamos la pasta.

La extendemos.

Metemos al horno precalentado a 170º durante unos veinte minutos.

Aquí cortado en tres discos para rellenar.


Con esta misma receta es con la que se hace el roscón gallego, que no tiene nada que ver con el roscón de Reyes o de Pascua.



Es un bizcocho alto, esponjoso y suave que se hace en un molde con agujero en el centro.
Se baten las claras a punto de nieve, las yemas con el azúcar, se mezclan con las claras y se añade la harina tamizada, mezclándola con movimientos envolventes para que no se bajen las claras, ya que el roscón no lleva levadura y queda esponjoso por las claras bien batidas.
Se saca del horno y se pone a enfriar boca abajo, sobre una rejilla, aunque mejor sería buscar un método para que el roscón no tocase la rejilla, yo lo pongo sobre una fuente para tartas con pie, puesta al revés. Eso lo hacemos para que no se baje.
Cuando esté casi frío lo desmoldamos.
Antiguamente no faltaba en los postres de las fiestas familiares y casi siempre se acompañaba de queso y membrillo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario