Pincha sobre las fotos para aumentar su tamaño.

jueves, 12 de enero de 2017

Calçots al horno


Hoy he conseguido calçots, tenía muchas ganas de prepararlos pero hasta ahora nunca los había visto por aquí a la venta.
Lo ideal sería hacerlos al fuego pero como me resulta más difícil he optado por el horno, no es lo mismo pero también están muy buenos.


Ingredientes:                                           
24 calçots
Salsa:
1 tomate
14 almendras
6 avellanas
½ rebanada de pan frito
2 dientes de ajo
1 cucharita de postre de pulpa de ñora
75 ml. de aceite de oliva
Vinagre al gusto (opcional)
Sal

Esta cantidad de salsa es suficiente para unos veinticinco calçots, según la cantidad de ellos que vayamos a hacer duplicaremos o triplicaremos los ingredientes. Siempre es mejor que nos sobre ya que se conserva en la nevera varios días y va muy bien con carnes y pescados a la plancha o a la parrilla, incluso está muy buena solamente con pan tostado.
La salsa debe quedar espesa, que al introducir el calçot se quede adherida a él, que no se resbale; pero si nos quedase demasiado densa la aligeramos con un poco más de aceite.

Hacemos la salsa con antelación.
Freímos la media rebanada de pan, tostamos las almendras y las avellanas.
Asamos en el horno el tomate y los dientes de ajo, si preferimos podemos asarlos en la sartén a fuego bajo. Dejamos enfriar.
Pelamos el tomate y los ajos, trituramos juntos todos los ingredientes hasta que resulte una salsa fina. Reservamos en la nevera.

Sacamos la capa exterior de los calçots, los lavamos y secamos.


Calentamos el horno a 200º, yo lo puse con turbo y calor arriba y abajo. Colocamos los calçots extendidos sobre la rejilla, con una bandeja debajo porque al final de la cocción sueltan jugo.
Horneamos sobre treinta minutos (hasta que veamos que empiezan a soltar líquido), los envolvemos en papel de aluminio y los dejamos reposar otros diez minutos.
Los comemos antes de que se enfríen, retirándoles la capa exterior y mojándolos en la salsa.

Estas fotos son de una degustación de calçots en un restaurante.









Si los hiciésemos al fuego no hay que lavarlos ni sacarles ninguna capa, los asaríamos directamente, luego al retirarlos los envolveríamos en papel de periódico, los meteríamos en una bolsa de plástico para que acabaran de hacerse y no se enfriasen hasta el momento de comerlos.
Se sirven sobre una teja.





Calçotada en Baqueira


No hay comentarios:

Publicar un comentario