Pincha sobre las fotos para aumentar su tamaño.
Generalmente las cantidades son para cuatro personas.

jueves, 22 de junio de 2017

Musaka griega


La musaka es un plato parecido a la lasaña, su principal diferencia es que  sustituye las placas de pasta por berenjena y que va más especiado.
Procede de la zona balcánica y de oriente medio. La más conocida es la musaka griega aunque hay innumerables variaciones de la receta.
La carne utilizada es cordero. En algunas recetas le ponen patatas, champiñones, calabacines…
Yo opto por  hacerla únicamente con capas de berenjena, la carne con el tomate y una única capa de bechamel para cubrirla.
Igualmente en lugar de hacer la salsa de tomate aparte incorporo los tomates al guiso con la carne y se va haciendo lentamente todo junto.
Por encima le pongo queso rallado para gratinarla.
Es un plato que podemos hacer el día anterior y hornearla al día siguiente, incluso la podemos congelar antes de llevarla al horno, por eso también es por lo que no me gusta ponerle patata pues no queda bien en el caso de querer congelarla.


Ingredientes:
2 berenjenas grandes (más o menos 700 grs.)
500 grs de carne de cordero picada (podemos sustituirla por ternera)
1 cebolla
2 dientes de ajo
3 tomates grandes
Un chorro de vino blanco
Tomillo
Perejil
Pimienta
Una pizca de canela (opcional)
4 cucharadas de aceite
Sal
2 tazas de bechamel espesa (receta aquí)
Queso rallado de nuestra preferencia
Con estas cantidades se hacen dos recipientes como el que aparece en la foto, que vienen a ser cuatro raciones.

Primeramente preparamos el guiso con la carne.
Ponemos una sartén al fuego con las cuatro cucharadas de aceite, la cebolla picada y los dientes de ajo. Dejamos que se vayan pochando lentamente. Incorporamos la carne y ya a fuego más fuerte le vamos dando vueltas hasta que se consuma el jugo que suelta, añadimos el vino blanco y dejamos evaporar.
Ponemos los tomates pelados y en trozos, el perejil, la pimienta, el tomillo, la sal y la canela (si optamos por ponerla hacerlo con precaución pues aún muy poca cantidad se nota mucho). Dejamos cocinar a fuego lento hasta que se consuma el jugo y nos quede un guiso bastante seco. Reservamos.
Aunque las berenjenas se pueden poner con la piel yo prefiero pelarlas, las cortamos en rodajas un poco gruesas y a lo largo. Las salamos y dejamos un rato en un escurridor para que suelten el agua.
Como no me gusta que lleven mucho aceite en lugar de freírlas opto por hacerlas a la plancha en una sartén grande ligeramente engrasada, las vamos haciendo por tandas y cuando estén todas podemos empezar a montar la musaka.


Engrasamos con un poquito de aceite el fondo del recipiente de horno que vayamos a utilizar y colocamos una primera capa de berenjenas.


A continuación una capa de carne


Otra capa de berenjenas, otra de carne y una última de berenjenas.
Cubrimos con la bechamel y por encima el queso rallado.


Introducimos en el horno precalentado a 200 º y a los cinco minutos lo bajamos a 180º. Cocinamos hasta que la musaka esté gratinada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario